La noche de hoy se ha presentado la XXIX Edición de la Carrera Panamericana, una mítica competencia de velocidad, motor y destreza, pero que involucra la riqueza cultural y geográfica de México.

 
Como cada año se llevó a cabo la presentación del emblemático rally, en presencia de Eduardo de León Camargo, Presidente Honorario de La Carrera Panamericana, el Lic. Carlos Slim Domit, Presidente del Consejo de Administración de Telmex, Karim Santiago, amigo y Director de TAG Heuer México, Cronometrador Oficial y, en esta ocasión, Alexander Wehr, Director General de BMW Group México.
 
La competición se llevará a cabo del 13 al 20 de octubre. Como ocurre cada año, una impresionante caravana de autos clásicos partirá de este destino turístico para comenzar una ruta de más de 3,000 km a través de espectaculares vistas escénicas comenzando en la etapa de calificación en Peña de Bernal, para culminar en Durango, donde los participantes sortearán las últimas etapas y se enfrentarán sin duda al reto más difícil de todo el evento: el Espinazo del Diablo.
 
MINI PANAM CHALLENGE 
 
La noticia la da MINI, que en el año del Centenario de BMW, será la punta de lanza para agrupar a más de 10 Cooper S, sin modificación en prestaciones, en un evento que abrirá paso a los automóviles clásicos. Estos Cooper estarán pilotados tanto por profesionales como por entusiastas de la marca, y destaca la participación de Benito Guerra, quien es uno de los favoritos para coronarse campeón.
 
“2016 ha sido un año muy especial para BMW Grupo, ya que cumplimos un centenario de responsabilidad, confianza, espíritu pionero y éxito a través de las marcas del grupo: MINI, Rolls Royce, Motorrad y BMW. La mirada de BMW está dirigida al futuro a través de nuestra visión –The next 100 years–, pero particularmente BMW está comprometido en el presente y con México a través de inversiones como la de la planta en San Luis Potosí de más de mil millones de dólares para más de 1,500 empleos directos en la región, y más de dos mil millones y medio de dólares en la compra de componentes para equipo original con 170 proveedores nacionales. Comprometidos con la cultura de este país, nos ligamos por primera vez a la Carrera Panamericana con MINI como Auto Oficial, y a la creación de una categoría para vehículos nuevos MINI Panap Challenge, en el que autos BMW fungirán como Pace Car durante la competencia. MINI es un vehículo cuyo ADN rallista data de 1964, cuando se conquistó el Rally de Montecarlo, detonando una serie de triunfos en años subsecuentes en la década de los 60, pero también en tiempos recientes con las victorias consecutivas de 2012 a 2015 en el Rally Paris Dakar”: Alexander Wehr.
 
Destacamos el papel esencial de la Policía Federal, que buscará garantizar la seguridad de las carreteras, pilotos y aficionados durante el evento que recorrerá caminos tan espectaculares como el Espinazo del Diablo, y tan icónicos como Puebla, Michoacán, Guanajuato y el Estado de Querétaro. Chiapas y Oaxaca no participarán, pues problemas ajenos al deporte impiden que se lleven a cabo estas etapas.
 
¿Qué es la Panamericana? 
 
Ubiquémonos hacia los años cincuenta, cuando nacía en México un proyecto de carretera excepcional, que conectaría gran parte del territorio y cuyo objetivo era traer al país la modernidad de un sistema carretero sin precedentes para la época. En ese momento surge la propuesta para realizar su apertura con base en una carrera de velocidad tipo rally, y a partir de ese momento el reto fue tal que figuras de la talla de Juan Manuel Fangio la corrieron, y armadoras tan prestigiosas como Porsche y Mercedes-Benz tomaron parte de ella.
 
Por definición, se trata de un evento deportivo tipo rally organizado de manera anual, que comenzó en 1950 a 1954 en su primera etapa y desde 1988 de manera ininterrumpida. Actualmente la regla marca que la participación de los automotores deberán dividirse en 4 grupos y 9 categorías.
 
En un principio, las prestigiosas armadoras como Ferrari, Porsche, Lancia, Mercedes-Benz o Alfa Romeo, convencidas a partir del segundo año de desarrollo, ya que al principio la reglamentación favorecía a las armadoras norteamericanas, las cuales inmediatamente se interesaron en la competencia.