Plantea Jacques Attali que sin desarrollo humano no hay justicia social

La Asamblea General de la ONU proclamó el 20 de febrero como el "Día Mundial de la Justicia Social". A pesar de los avances económicos y tecnológicos, la evolución del bienestar no ha sido igual para todos los países. De acuerdo al economista, escritor y presidente de PlaNET Finance, Jacques Attali, como la economía es global y la democracia local, solo si los países se concentran en trabajar para la gente y con la gente habrá un crecimiento más justo del desarrollo social.

Los análisis y propuestas para tener un mundo más justo provienen desde los expertos en las más diversas áreas hasta agrupaciones de individuos y países en organismos de carácter internacional. En el contexto de los organismos, destacan la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con sus Objetivos del Desarrollo del Milenio establecidos en 2010 y con fecha límite para su cumplimiento ya a la vuelta de la esquina -en 2015-; el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con el serio y profundo esfuerzo que por dos décadas continuas ha emitido Los Informes sobre Desarrollo Humano.

Hace sólo cuatro años la Asamblea General de la ONU proclamó el 20 de febrero Día Mundial de la Justicia Social al invitar a los Estados Miembros a dedicar este día especial a promover en sus naciones actividades concretas que se ajustaran a los objetivos y las metas para apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.

Una visión sobre la manera de concretar esta justicia social la tiene el economista y escritor francés, Jacques Attali, quien así la expuso ante 500 de los hombres y mujeres que apoyan la educación en el Sistema Tecnológico de Monterrey que se reunieron para conocer y trabajar sobre los avances y proyectos de la Institución en la XXVI Reunión de Consejeros ocurrida el 15 de febrero.

Cuatro elementos para crecer

El también presidente de PlaNET Finance Group, plantea que la mayoría de la gente está profundamente preocupada por la desigualdad. Y es que la desigualdad es un obstáculo para el crecimiento y una fuente de conflictos y de trastornos sociales, basta con ver -dijo- los acontecimientos que se han dado tan solo en estos primeros dos meses del año.

Attali les planteó a los Consejeros un escenario en el que existe una posibilidad de justicia social basada en el crecimiento de la economía con base en cuatro elementos: el estudio de la población, el manejo de los ahorros mundiales, el impacto de la tecnología y el extendido espíritu emprendedor.

Los pronósticos que hace para la población señalan que "para 2050 seremos 9 mil millones, cifra derivada de una expectativa de vida sana de 4 meses más por año; 200 millones de personas vivirán en países diferentes al de donde nacieron y 3 millones de estudiantes estarán aprendiendo fuera de su país de origen; China crecerá más lento al igual que Norteamérica. En cambio, el desarrollo será cada vez mayor en África, con 2 mil millones de personas en sus 55 países. Habrá más turcos que rusos y más franceses que alemanes. Veremos muchos diferentes contrapesos en los países".

También señaló que se verán más cambios en lo que respecta a los ahorros mundiales y es que -dijo- , el hecho de que como humanidad no hayamos conocido una gran guerra en las últimas décadas ha permitido un ahorro de 10 a 15 billones de dólares al año en las arcas mundiales.

Uno de los cambios más sorprendentes se ha dado en el ámbito del impacto de las tecnologías de información. "En los últimos doce siglos, las ondas de crecimiento se han dado cuando la humanidad logra dominar una tecnología", apuntó el economista francés.

"Hoy vemos cuatro nuevas olas de crecimiento basadas en los avances de las tecnologías de información. Una de estas olas es el crecimiento que veremos en el 'procesamiento en nube' y el procesamiento paralelo de datos, que cambiarán desde la diversión hasta las relaciones entre universidades; la otra ola es la biotecnología, que ya es un gran cambio en la producción de alimentos y en la industria de los fármacos.

La nanotecnología es la tercera ola, porque va a ser tan convencional y tan clásica como la TI lo es hoy; significará trabajar en la capacidad de dimensión en las cosas que facilitará la producción de materiales a partir de átomos, lo que cambiará producción de textiles, de vivienda, medicamentos, armas. Y la cuarta ola, que apenas está surgiendo es la de las neurociencias", explicó Attali.

El mercado es global, pero la democracia es local

Estas cuatro olas están aquí para reducir el tiempo en el que se hacen las cosas y para hacerlas mejor, y es que de acuerdo a Attali, existe una relación muy estrecha entre la economía de mercado y la democracia. El economista señala que los gobiernos con democracia son los escenarios más propicios para el surgimiento de una clase media y para la construcción de una economía de mercado. "Si estos 4 elementos se manejan adecuada y equilibradamente, estamos a punto de un gran crecimiento de orden mundial", dijo.

Pero para que así suceda, se precisa de una gobernanza global, por lo pronto, de acuerdo a Attali, el escenario económico mundial y las condiciones de bienestar social, no son las mejores para la mayoría y por lo tanto si bien hay crecimiento, este es más bien "tragado" por problemas económicos, sociales y hasta ambientales.

De acuerdo al Informe sobre Desarrollo Humano 2010, el patrón global general muestra un destacable progreso humano: de media, los habitantes de todo el mundo viven más, cuentan con una mejor educación y disponen de mayores ingresos.

Sin embargo, se añade que el progreso rara vez es constante o lineal. El mayor avance relativo de acuerdo a este Informe, se ha observado en los países situados en el extremo inferior de la escala de desarrollo humano. De los 135 países observados en el Informe, sólo tres (República Democrática del Congo, Zambia y Zimbabue) tienen hoy un nivel inferior al de 1970. Los cinco que mayor variación positiva han experimentado en los últimos 40 años son Omán, China, Nepal, Indonesia y Arabia Saudí.

Attali explica que el crecimiento por sí mismo también genera malestares. "Ha reducido y reducirá el suministro del agua, por el crecimiento del urbanismo, por la destrucción der los bosques, como el caso de Brasil -el Amazonas es un punto clave del crecimiento mundial- . Hay mil millones de personas que no tienen agua potable y 2 mil millones no tienen drenaje" apunta.

Aunque la pobreza se está reduciendo en varios países como China o Arabia Saudí esto es relativo. La cifra es positiva si se considera como base solo el rubro económico y la cifra de 1 dólar al día. Pero si se consideran 2 dólares considerando otros elementos que conforman el desarrollo como la salud o el agua, entonces la pobreza crece en todo el mundo.

La explicación de Attali a esta situación es que "mercado y democracia se están reforzando mutuamente, ambos se necesitan. Pero hay dos cosas que son problemáticas: por naturaleza, el mercado es global, pero la democracia es local. Si se agrega que estamos en un mercado global sin estado de derecho, en mi punto de vista esto es lo que ocasionó la crisis global".

México en el orden de la justicia social

El lugar de México en el actual orden mundial, según lo plantó Attali, es un asunto de reflexión y acciones pendientes. Por la población, tamaño y ubicación geográfica, el economista señala que el país puede crecer, pero a largo plazo, quizás cuando se acaben los recursos en los que hemos basado nuestra economía y se plantee un camino de acción que no esté basado en el petróleo ni limitado a la relación con Estados Unidos.

"Si ustedes quieren saber la historia del mundo solo vean la geografía; la historia se da por representación, por poder… por geografía. En el caso de México, están cerca de Estados Unidos, lo que supondría un mayor avance, pero paradójicamente la abundancia de sus recursos no se los permite; no han tenido que trabajar por el progreso porque tienen abundancia de recursos", dijo.

Y advirtió que el petróleo más que un activo, es ya una amenaza para el desarrollo futuro de la economía mexicana. Por ello lanzó un consejo: "Si yo fuera ustedes me fijaría en dos cosas: el estado de derecho y la educación, y sobre todo la de nivel primaria. También pensaría si mi futuro está con Estados Unidos o por ejemplo, con Brasil".

En cualquier caso, Attali puso sobre la mesa que quedan claras varias cosas: el desarrollo humano se puede lograr incluso en los países más pobres y menos favorecidos, ya que en la actualidad, el mundo cuenta con los conocimientos y los recursos para acelerar el progreso. "Lo que se necesita es un mayor compromiso para participar hasta el final en las estrategias y las políticas de desarrollo social y reflexionar en que no hay futuro si no se piensa en el futuro", finalizó.

AGENCIA INFORMATIVA DEL TECNOLÓGICO DE MONTERREY (agenciainformativa@servicios.itesm.mx)

&TEC&