Por los hechos violentos que se suscitaron en el partido Atlas contra Tigres, el Ayuntamiento de Guadalajara clausuró el Estadio Jalisco.

En diferentes puntos del inmueble, se pueden observar sellos de la Dirección de Inspección y Vigilancia del departamento de Reglamentos.

Este medio ha buscado a Pedro Herrada, gerente del Coloso de la Calzada Independencia, sin embargo, no ha podido ser localizado.

La policía tuvo enfrentamientos con la barra local dentro del Jalisco desde el medio tiempo del cotejo y hasta la finalización del mismo, aunque los choques también se produjeron a las afueras.

El enfrentamiento dejó decenas de heridos y detenidos, y según los integrantes de las porras, fueron los uniformados los que incitaron a la violencia, pues ingresaron al estadio amenazantes y con abuso de autoridad.

Ya en la calle, se podía observar cómo decenas de jóvenes –entre los que había menores de edad-, se encontraban amedrentados por la policía pese a estar malheridos.