Tras la derrota (2-0) ante Puebla, Enrique Meza, técnico del Cruz Azul, sabe que se complicaron las posibilidades de acceder a la Liguilla.

La situación, dijo, tiene muy molesta a la directiva del equipo, la cual es su amiga, pero recalcó que en ningún momento se confunde la simpatía con el trabajo, ya que se contrató a un tipo que los hiciera ganadores; sin embargo el "Ojitos" descartó que esté en deuda con la institución, ya que le han pagado y él ha correspondido de la misma forma.

Meza puntualizó que el bache en el que ha caído el equipo es una responsabilidad compartida entre cuerpo técnico, directiva y jugadores, ya que sería muy difícil que alguna parte saliera limpia de una evaluación.