La Comisión Europea (CE) ordenó hoy a la multinacional Apple abonar 13 mil millones de euros (14.5 mil millones de dólares) al gobierno de Irlanda por ventajas fiscales ilegales recibidas al largo de los últimos 11 años.

El monto equivale a los impuestos no pagados entre 2003 y 2014 y deberá ser corregido con los intereses correspondientes en el periodo.

La CE considera que la compañía tecnológica estadunidense se ha beneficiado de un “trato selectivo” que le permitió reducir sustancialmente sus impuestos en el país en comparación con otras empresas.

“Los Estados miembros no pueden conceder beneficios fiscales a empresas selectas. Esta práctica es ilegal bajo las reglas de la UE sobre ayudas estatales”, afirmó la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, en rueda de prensa.

El primer acuerdo de “tax ruling” entre Apple y el gobierno irlandés se firmó en 1991, pero el Ejecutivo europeo solo puede aplicar una retroactividad de 10 años respecto a la fecha en la que solicitó por primera vez información sobre el caso (2013).

Por el pacto, la multinacional pagaba a Irlanda un tipo efectivo del impuesto sobre sociedades del 1.0 por ciento sobre los beneficios generados en Europa en 2003, reducido gradualmente hasta el 0.005 por ciento en 2014.

“Apple consiguió pagar 50 euros en impuestos por cada millón de euros de beneficios. A mí me habría llamado la atención”, remarcó Vestager.

La ventaja motivó a la compañía a registrar en su sede en Irlanda todos los beneficios de sus ventas internacionales en Europa, India, África y Medio Oriente.

Vestager defendió que todas las empresas, “grandes o pequeñas”, deberían estar obligadas a abonar impuestos “allí donde se genera el beneficio”, una idea que está siendo debatida en la Unión Europea (UE).

En respuesta, Apple acusó a la CE de “ignorar las leyes fiscales de Irlanda” e intentar “dar la vuelta al sistema fiscal internacional”.

“El caso no tiene que ver con cuánto impuesto paga Apple, sino con qué gobierno recauda el dinero. Tendrá un profundo daño en las inversiones y la creación de empleo en Europa”, señaló la compañía en un comunicado.

Por su parte, el ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan, se dijo “profundamente” en desacuerdo con la decisión de la CE y defendió que el sistema fiscal de su país “se basa en la estricta aplicación de la ley”.

Tanto Irlanda como Apple anunciaron que pretenden recurrir la decisión de la CE.

“Esto es necesario para defender la integridad de nuestro sistema fiscal, para velar por la seguridad fiscal de los negocios, y para desafiar a la invasión de las normas sobre ayudas estatales de la UE en el Estado soberano miembro competencia de los impuestos”, justificó Noonan.

TE RECOMENDAMOS

Francia pedirá detener acuerdo comercial entre Europa-EU

LO MÁS VISTO EN VIDEO