Luego de crecer a doble y hasta triple dígito durante seis años consecutivos, la entrada de divisas al país proveniente de las exportaciones automotrices perdió “gas” durante el primer semestre de este año.

La balanza comercial en esa industria presentó un saldo positivo por 29 mil 927 millones de dólares durante los primeros seis meses de 2016, es decir, 5.3 por ciento menos respecto a igual periodo del año pasado. Esta desaceleración es la primera para un lapso similar desde 2009, de acuerdo a las últimas cifras publicadas por el Inegi.

El menor superávit comercial de la actividad automotriz se debe a una caída de 3.5 por ciento en las exportaciones y a una disminución de 1.2 en las importaciones durante el periodo de referencia, las cuales fueron resultado del lento crecimiento de la economía norteamericana y que no pudieron ser compensadas por el atractivo de la depreciación del peso.

La exportación de productos automotrices podría ser uno de los rubros comerciales más sensibles al proceso electoral de Estados Unidos en caso de ganar Donald Trump, debido a sus posturas proteccionistas.

Desde 2011, la industria automotriz es la generadora más importante de divisas para México y Estados Unidos es el mayor destino de los envíos.

En el primer semestre de este año, las exportaciones automotrices desde México a Estados Unidos cayeron 3.0 por ciento, mientras que al resto del mundo se desplomaron 12.7 por ciento.

Las principales fuentes de divisas a México mostraron, en general, un sesgo a la baja, sin embargo, el repunte en las remesas y el turismo amortiguó el impacto.

Los ingresos por remesas familiares a México, la tercera fuente de recursos en moneda extranjera, alcanzaron la cifra sin precedente de 12 mil 848 millones de dólares en el primer semestre de este año, lo que representó un aumento de 10.1 por ciento a tasa anual.

TE RECOMENDAMOS

Apple pagará 14.5 mmd por ventajas fiscales ilegales

LO MÁS VISTO EN VIDEO