El 88.4% del Presupuesto de Egresos de 2017, que propuso la Secretaría de Hacienda al Congreso de la Unión, es para cubrir salarios, prestaciones, insumos, servicios personales, subsidios y pagos de la burocracia, pensiones, jubilaciones y deudas contratadas por el Gobierno.

Esto significa que 8.84 de cada 10 pesos del gasto público –ejercido por la Presidencia de la República, los Poderes Legislativo y Judicial, las Secretarías de Estado y los organismos autónomos de la federación– serían destinados al llamado gasto corriente.

Mientras que apenas un peso y 12 centavos –de esos mismos 10 pesos– se destinarían a los gastos de inversión del Gobierno federal, recursos que son aplicados a la creación de bienes que incrementan el patrimonio público y los proyectos de construcción e infraestructura promovidos por el Estado.

Así lo reportó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través del portal   transparenciapresupuestaria.gob.mx, cuyo objetivo es explicar a la población en qué y cómo gasta la federación los recursos que tiene a su disposición para cumplir con sus obligaciones.

Cifras contundentes       

De acuerdo a los informes y gráficas presentadas en dicho sitio, el Presupuesto de Egresos de la Federación del próximo año –que la SHCP presentó al Congreso para su aprobación– contempla un gasto total de cuatro billones 837 mil 512 millones de pesos, de los cuales: 

• 2 billones 218 mil 873 millones de pesos están etiquetados como Gasto Corriente, el cual cubre los salarios, prestaciones, insumos, subsidios de los empleados del Gobierno como maestros, policías, médicos y funcionarios de todos los niveles. 

Así como a los gastos que necesita hacer el Gobierno para implementar la política social, combate a la pobreza, empleo, desarrollo y remuneraciones destinadas a los servicios de pensiones del aparto público.

• 720 mil 128.93 millones de pesos son para el pago de pensiones y jubilaciones de los trabajadores del Estado retirados y sus familiares.

• 1 billón 339 852.6 millones de pesos forman parte del Gasto no Programable, el cual se destina al cumplimiento de obligaciones y apoyos determinados por la Ley: como la deuda pública, las participaciones a Entidades Federativas y Municipios, entre otros rubros.

• Y 558 mil 657.53 millones de pesos van al Gasto de Inversión, donde se integran los recursos destinados a proyectos de construcción, infraestructura o adquisición de inmuebles, el cual es clave para promover el crecimiento o desarrollo industrial del país.

Lo anterior, debido a que –de acuerdo a las definiciones oficiales– tales recursos se ejerce a través de las empresas proveedoras de productos, insumos, servicios y proyectos que contrata el Gobierno federal, cuyo impacto genera inversiones, contratación de personal y ventas en diversos sectores.

Poco margen de maniobra 

De acuerdo a las cifras mencionadas y su objeto de gasto, el Gobierno ejercería cuatro billones 278 mil 854 millones de pesos al pago de salarios prestaciones, insumos, servicios personales, subsidios y pagos de la burocracia, pensiones, jubilaciones y deudas contratadas por el Gobierno. 

Dicha cantidad de dinero representa 88.4% del total solicitado por el Gobierno Federal para el próximo, mientras que el gasto de inversión, que por su metas promueve el desarrollo del sector industria y de servicios de la economía, apenas representa 11.6% del total. 

Lo cual significa que 8.84 pesos de cada 10 (pesos) del presupuesto ya están comprometidos y son pagos ineludibles que debe desembolsar la federación, en tanto que su margen de maniobra financiera –útiles para impulsar nuevos proyectos– es de 1 peso con 16 centavos. 

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER:  

• 9 opciones para ganar dinero, si eres joven

• México crecerá menos de lo previsto en 2017 y habrá recortes: Hacienda