"Dios proveerá" es la respuesta que ocho de cada 10 mexicanos aplican ante las carencias económicas, el alza de precios de la canasta básica y carga de impuestos que deben cubrir por los artículos y servicios que requieren sus familias.  

Ésta es una de las conclusiones que se desprenden de la encuesta Consumo Popular y Pobreza, publicada por la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), donde 80.98% de los mexicanos se declaró feliz a pesar de los problemas económicos.

Cuauhtémoc Rivera Rodríguez explicó esta aparente paradoja refleja la idiosincracia de la población, que "se enoja" por el alza de precios, el cobro de impuestos especiales, la corrupción y el enriquecimiento inexplicable de los gobernantes, pero que "no se raja", porque la seguridad de su familia está en juego.

"Pese el encarecimiento de la canasta básica, el pago excesivo de impuestos y los daños que provoca la política económica aplicada en nuestro país, los mexicanos le ponen ganas, se amparan ante sus Dioses, para salir adelante y enfrentar las carencias", dijo.

Hogares cancelan o limitan consumo 

El dirigente de la ANPEC señaló que la situación descrita es resultado de una serie de índices que advierten que la economía y el consumo popular "está dañado", lo cual ha obligado a miles de hogares a cancelar o limitar la compra de productos básicos.

Indicó que los resultados de dicha encuesta, aplicada en la principales ciudades del país, como la de México, Guadalajara y Monterrey, reportan que: 

• El 93% de los pequeños comerciantes reportan que las ventas continúan a la baja de manera sostenida, derivado del "encarecimiento dramático" en productos como el azúcar, huevo, aceite, tortilla, frijoles, arroz, frutas y verduras.

• Entre 10 y 15% cayeron las ventas en los últimos meses y las familias dejaron de comprar artículos de limpieza para el hogar y de higiene personal: desodorantes, cremas, champú y jabón.

• La gente "ya comenzó a privarse de distintos productos que les permitían mantenerse en la línea de bienestar, y ahora en el peor de los casos compran y utilizan artículos pirata más baratos, poniendo en riesgo su salud.

• Debido a tales condiciones 67% los pequeños comerciantes no están satisfechos con su calidad de vida, debido al daño que genera la falta efectivo en sus comercios, generada por la constante alza de precios en los productos básicos y las imposiciones fiscales.

"Todos éstos puntos son síntomas de que la política económica esta afectando la estabilidad familiar, pero los mexicanos no tienen la opción de 'rajarse', porque por la seguridad y estabilidad de su familia está en juego", subrayó el presidente de la ANPEC.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER:

• El 60% del pequeño comercio en riesgo de pasar a la informalidad

• Las 5 colonias más caras y más baratas para rentar en CDMX