Seis de cada 10 comerciantes pequeños del país analizan la conveniencia de pasar “al lado oscuro” de la economía informal, para dejar de pagar impuestos y disfrutar de las ganancias de hasta 70% que dejá la venta de productos robados, piratas, patito o genéricos que ofrece el mercado negro.

Cuauhtémoc Rivera Rodríguez, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) señaló que a nivel nacional existen un millón 100 mil tienditas, recauderías, mercerías y microlocales que reportan una caída de entre 10% y más de 15% en sus ventas.

Así como la pérdida de ingresos y clientes provocada por el alza de precios en alimentos y productos básicos registrada en los últimos meses, cuyo impacto se suma a la carga fiscal que deben cubrir los dueños y dependientes de dicho sector.

Frente a tales condiciones, dijo Rivera Rodríguez, 60% de los pequeños comerciantes analiza y está en riesgo de pasarse al “lado oscuro” de la informalidad, en el entendido de que quienes no pagan impuestos y venden productos que no emiten factura, que son ilegales o piratas, dejan 70% más de ganancias.

“Esto significa que 660 mil locales, en todo el país, están dispuestos a bajar la cortina para sumarse a la venta productos robados, pirata o sin marca registrada para subsistir, levantar sus ventas y garantizar la seguridad económica de sus familias.

“En el país existen 1.1 millones de comerciantes pequeños; de esa cantidad 40% ya se inscribió al nuevo Régimen de Incorporación Fiscal (RIF); mientras que 60% no se ha regularizado ante el SAT e incumple con el fisco y, de ésta última cantidad, 20% ya decidió quedarse en la informalidad”, dijo.

Se dispara venta de productos patito

En el marco de la presentación de la Encuesta Consumo Popular y la Pobreza, el dirigente de la ANPEC reveló que ante la baja de las ventas, el aumento de precios y la carga fiscal vigente, se disparó la venta de productos genéricos, patito o de muy baja calidad, que sustituyen a las marcas tradicionales por su bajo precio.

“Para subsistir, los consumidores y los comerciantes iniciaron a comercializar pan, leche, frituras, cigarros, refrescos y producto de limpieza personal o para el hogar sin marca, que son más baratos y en presentaciones con mayor cantidad, pero que carecen de calidad.

“Tales artículos son presentados como artesanales, cuando en los hechos son movilizados a través de la piratería, componentes genéricos o patito.

“Y esto sucede, porque los consumidores piden o prefieren esas presentaciones por su bajo costo; mientras que las tienditas y locales le tiran y venden a todo lo que se mueve en el mercado y se lleva la gente. Esa es la realidad, una realidad muy difícil, concluyó el presidente de la ANPEC.

TE RECOMENDAMOS

Aerolíneas cancelan vuelos a BCS por paso de Newton

LO MÁS VISTO EN VIDEO