La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dijo el viernes que se han fortalecido las razones para elevar las tasas de interés en Estados Unidos, a la luz de un mercado laboral que se muestra sólido y mejoradas perspectivas para la economía y la inflación. Sin embargo, la funcionaria no ofreció pistas de cuándo ocurrirá ese incremento.

 
Yellen hizo una evaluación general optimista de la economía durante un discurso en una conferencia anual de directores de los bancos centrales de Estados Unidos en Jackson Hole, Wyoming. La directiva se refirió a los aumentos constantes en las cifras de empleo y la fuerza en el gasto del consumidor.
 
Asimismo, recalcó que aunque la inflación todavía está por debajo del objetivo de la Fed, del 2%, eso obedece principalmente a factores temporales.
 
"A la luz de la actuación sólida y continuada del mercado laboral y de nuestras perspectivas de actividad económica e inflación", afirmó Yellen, "creo que el caso de un aumento (en la tasa pasiva referencial de la Fed) se ha fortalecido en los últimos meses".
 
Sin embargo, Yellen se negó a dar pistas sobre si la Fed podría elevar las tasas durante su próxima reunión de políticas, el 20 y 21 de septiembre, o en su siguiente reunión, a mediados de diciembre. En cambio, hizo hincapié —como lo ha hecho con frecuencia— en que las decisiones de la Fed sobre las tasas dependerán de si los datos económicos más actualizados siguen confirmando su perspectiva.
 
"Como siempre", dijo, "el panorama económico es incierto, así que la política monetaria no está en un curso preestablecido".
 
Los economistas interpretaron sus declaraciones en el sentido de que aunque un alza de las tasas sigue siendo posible durante la reunión de septiembre de la Fed, eso no es necesariamente probable.
 
"Creemos que la mayoría de los funcionarios querrán ver más pruebas concretas de una recuperación en el crecimiento del PIB y un aumento de la inflación hacia la meta de 2%, y un movimiento en diciembre sigue apareciendo el resultado más probable", dijo Andrew Hunter, economista de Capital Economics.
 
Hunter señaló un informe del gobierno publicado el viernes, de que la economía, medida por el Producto Interno Bruto, creció a una anémica tasa anual del 1,1% durante el trimestre pasado, y dijo que eso sería una prueba de que la Fed probablemente quiere ver un crecimiento más fuerte.
 
En diciembre, la Fed elevó modestamente su tasa de referencia en respuesta a un cuadro económico más positivo, sobre todo un mercado laboral a punto de alcanzar una salud plena. La tasa se había mantenido en un mínimo histórico, cerca de cero, desde que se alcanzó lo más profundo de la crisis financiera de 2008.
 
En ese momento, la Fed previó cuatro aumentos adicionales de las tasas en 2016, pero desde entonces, las presiones económicas globales, las turbulencias del mercado financiero y una breve caída en el mercado de trabajo de Estados Unidos han mantenido a la Fed al margen.
 
Algunos economistas han dicho que creen que están dadas las condiciones para que la Fed eleve las tasas el mes próximo. Otros dicen que no prevén acción alguna hasta después de las elecciones en diciembre, cuando muy pronto.