El titular de la Unión Nacional de Molinos y Tortillerías, Lorenzo Mejía, anunció que a partir de este domingo el kilogramo de tortilla subirá de 8 a 12 pesos en el Distrito Federal, y en otras entidades del país en los que el precio oficial es de nueve pesos llegará a 13 o hasta 15, publicó El Universal.

Argumentando el incremento en los insumos, la agrupación informó que además del alza de cuatro pesos o más, si no se abre una mesa de negociación con el gobierno federal, el aumento al costo podría ser mensual, como actualmente sucede con la gasolina.

El dirigente comentó que los costos de producción "nos han orillado a tomar la determinación de incrementar el precio de la tortilla", pues de acuerdo a las cifras presentadas la masa de nixtamal subirá 4.50 pesos el kilo en promedio para las tortillerías. Enfático dijo: "Es esto o la quiebra".

A pesar de que hace casi una semana el titular de la Profeco, Antonio Morales de la Peña, había dicho que no era justificado aumentar los precios de productos de consumo básico, entre ellos la tortilla, Lorenzo Mejía criticó la actitud de las autoridades, que a su parecer "apapacha" a especuladores y empresas como Cargill y Gruma, y golpea a los pequeños productores.

Dijo que los "coyotes" subsidiados y protegidos por el gobierno federal tienen a los molineros y productores de tortilla del país sometidos y están orillando a la quiebra a miles de pequeños industriales, lo que derivará en la pérdida de miles de empleos y patrimonios.

Mejía explicó que la única forma de salvar a los productores de masa y tortilla es que la masa de nixtamal y tortilla tradicional del mismo insumo cuenten con un precio oficial reglamentado por el Ejecutivo en todos sus niveles, por lo menos durante una década.

A su vez, como vocero de la organización pidió que el gobierno no cobre las deudas a los pequeños productores respecto al agua, luz, seguro social e impuestos ante la Secretaría de Hacienda, con el fin de agilizar la incorporación de todos los industriales a programas de ayuda.