El Banco de México (Banxico), recortó la expectativa de crecimiento para la economía de este año  de un rango previo de 2.0 a 3.0 %, a otro de 1.7 a 2.5%o, mientras que el de 2017 también se revisó a la baja, al pasar de un intervalo de 2.3 a 3.3%, a uno de 2.0 a 3.05%.

Banxico informó que el riesgo a la baja es debido al panorama político prevaleciente en Estado Unidos el cual podría afectar la inversión en nuestro país.

La dependencia prevé que para el próximo año solo se podrán crear entre 610 y 710 nuevos empleos de los 630 y 730 mil que anticipaba.

El organismo calificó como acertada la propuesta que haría la Secretaría de Hacienda al Congreso para adelantar a 2017 la liberación del precio de las gasolinas, pues no debería generar impactos en la inflación, la cual está bien anclada.

El gobernador del Banxico, Agustín Carstens, consideró que en sí misma la liberación del precio de las gasolinas no tendría por qué llevar a una tendencia creciente de la inflación y solo tendría efectos temporales, pero estos podrían ser al alza o a la baja, como ha ocurrido este año.

Al presentar el “Informe Trimestral Abril-Junio de 2016”, informó que para este año, el banco central destacó que la inflación en México está relativamente bien anclada, alrededor de 3.0 por ciento, y para 2016 estima que se ubique debajo de ese nivel y en 2017 muy cerca de este porcentaje.

Informó que la Junta de Gobierno del Banxico decidió reducir su pronóstico de crecimiento económico para 2016 y 2017, a la luz del desempeño observado en la economía nacional y la influencia de un crecimiento mundial bastante bajo.

 

TE RECOMENDAMOS

Personas de mayor ingreso son quienes consumen más gasolina: Videgaray