Ser pobre en México sale muy caro porque este grupo poblacional recibe una educación de mala calidad que le impedirá tener un ingreso alto en el futuro, pues su inserción en el mercado laboral será a empleos de salarios bajos y casi siempre informales, dijo la doctora Gabriela Luna Ruiz, académica del Departamento de Economía de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

De acuerdo con la Dra Luna, las personas de bajos recursos tienen también un bajo capital pues sus relaciones con personas en posiciones de poder son escasas, es decir, no hay quién les recomiende o ampare para acceder a un mejor puesto laboral.

Otro punto que contribuye al gasto de este sector de la sociedad es el hecho de que muchos de sus trabajos no cuentan con comedores institucionales, por lo que deberán salir a buscar su comida a la calle y eso hace que gasten buena parte de su ingreso en alimentarse.

Además, las personas con menores recursos invierten más dinero en trasladarse porque por lo general viven en zonas a las afueras de la ciudad o insertas en la urbe pero con un bajo nivel de comunicación en términos de transporte público; de hecho, una vez que se descuenta el gasto en alimento y vivienda el transporte representa el 22% de los ingresos de las personas pobres.

Un factor muy importante es el tema de la salud, y es que, lamentablemente en nuestro país para la gente pobre no hay muchos servicios de salud con personal calificado y acceso a medicamentos, entonces para atenderse cualquier padecimiento ellos tendrán que hacerse de sus propias medicinas, lo que genera un problema de empobrecimiento por gastos de salud.

“Incluso el 20% de los más pobres de este país pueden caer en gasto catastrófico por comprar una suspensión estomacal”, comentó Luna.

El 30% de la población más pobre de México son los que tienen mayor carga por enfermedad, es decir, viven enfermos.

Los adultos mayores son los que se ven más afectados en materia de salud pues 4.2 millones viven en condición de pobreza (cifra equivalente al 45.9% de este sector de la población), y un sector en el cual sólo el 6.4% tiene acceso a servicios médicos.

Otro punto relevante que contribuye al gasto entre la gente de escasos recursos es que la mayoría de estos viven en zonas con los mayores índices de marginalidad y sin acceso a servicios públicos mínimos. En zonas rurales sólo 57% tienen acceso a drenaje, y el 38% de los mexicanos sin acceso a agua potable viven en municipios de alta marginalidad.

La gente de escasos recursos también es más susceptibles a la corrupción (que les cuesta el 23% de sus ingresos anuales), porque no tienen redes sociales que los conecten con personas con algún poder de decisión dentro de las instancias gubernamentales, entonces son más vulnerables a caer en prácticas de cohecho para que se resuelvan sus problemas.

La investigadora de la IBERO dijo que el gobierno debe tener una mejor focalización de la política social pues no toda la gente censada es la que está en el registro civil, pues a los pobres de los pobres incluso les faltan actas de nacimiento. 

TE RECOMENDAMOS

Paquete Económico 2017 será realista: Videgaray

LO MÁS VISTO EN VIDEO