FOTOS: Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse, el roadster más poderoso del mundo

FOTOS: BMW Spyder i8 Concept

Como mujeres manejamos nuestro coche y en ocasiones hacemos muchas cosas más mientras vamos al volante. A veces nos maquillamos, a veces hablamos por el teléfono celular y en otras ocasiones hasta “chateamos”. Todo esto lleva sus riesgos y más cuando vamos acompañadas por nuestros hijos o amigas. Hoy te presentamos las 10 cosas que no debes hacer mientras manejas.

  1. Mandar mensajes de texto: la vista y las manos son lo que guían nuestro automóvil. Al estar enviando y recibiendo mensajes de texto o en el chat del teléfono, no sólo dejamos de ver el camino sino que dejamos de tomar el volante con ambas manos. Al desviar la vista, de manera inconsciente inclinaremos el volante hacia el lado donde miremos sumado a que si el auto de adelante se frenó, podemos impactarlo por esos dos segundos que tardamos en volver la vista hacia el camino.

  2. Maquillarte: Si quieres salir bonita al trabajo, al gimnasio o a dejar a la escuela a tus hijos, hay una simple solución: levántate más temprano. El hecho de distraernos con el maquillaje sólo nos ocasiona dos cosas: a) Que el maquillaje nos quede horrible (esto dependerá de las habilidades de cada una) y b) Cuando estás distraída, y el semáforo cambia a verde, tu ya perdiste 20 segundos en despejar tus manos, cambiar velocidad, arrancar el coche lo cual es molesto para quienes están detrás de ti.

  3. Fumar: Si ya sabemos que a veces es necesario el cigarrito para aguantar el tránsito pero ¿has pensado lo peligroso que es? Porque seguramente ya te pasó que al prenderlo una cenicita salió volando y mínimo, ya tienes un hoyito en el asiento de atrás. Además al fumar en un lugar cerrado, el olor se impregna más en tu ropa y en tu coche, y ese olor no es agradable y menos si lo vas a ver a él.

  4. Tomar bebidas embriagantes: Tampoco es necesaria la explicación, pero dejando las tragedias a un lado eso de ir en el coche tomando con la música a todo volumen ya no se estila además de que te hace ver corriente y como una mujer cualquiera.

  5. Llevar a tu hijo adelante: Esto es tan común como peligroso. Por la desesperación de ver qué hace tu hijo, a veces lo sientas en el asiento delantero derecho. Esto es peligrosísimo porque la bolsa de aire, si es un niño pequeño, puede lastimarlo profundamente y para toda la vida. Recuerda, los niños siempre viajan atrás y con el cinturón puesto.

  6. Pintarse las uñas: Si crees que puedes pintarte las uñas mientras esperas en el tránsito, y llegar a tiempo y lista para la ocasión te equivocas. Nada más desagradable en una mujer que parezca que sus uñas fueron pintadas por un niño de kínder.

  7. Viajar descalzo: Al conducir uno debe utilizar los zapatos adecuados. De preferencia flats. Los tacones pueden quedarse atorados en el tapete de tu camioneta y ocasionarte que no puedas frenar a tiempo. Ah! Por favor tampoco permitas que tu acompañante vaya descalzo con los pies en el tablero o fuera de la ventana. Aparte de peligroso, mostrará tu código postal.

  8. Limpiarte la nariz: Supongo que no tenemos que explicar porqué no se debe hacer. Pero aunque el coche sea un lugar donde eres libre siempre hay gente que volteará en el momento justo en el que estés escarbando tu cerebro y es un espectáculo simplemente grotesco. Ahora imagina, si el que te vio es conocido o un posible galán, será el fin de una posible relación.

  9. Comer: Culpamos a las prisas de todo, pero no nos engañemos, nos da flojerita levantarnos más temprano para desayunar en casa, y claro vamos en el coche con el cereal, yogurt y todo lo que se te antoja para ir comiendo. Esto, aparte de antihigiénico, te pone en riesgo porque divides tu atención entre tu colación y el camino.

  10. Hablar por teléfono: Por alguna razón, hablar por teléfono es de las cosas que todo el mundo te recomienda que no hagas. No es sólo por el hecho de que expongas tu flamante Mazda 3 o X3 a rayones y abolladuras, puedes pasarte de la salida, no darte cuenta de un peatón y decir incoherencias al no tener bien focalizada tu atención.

Cuídate al conducir para que puedas disfrutar el resto de tu día.