“En abril se inyectó sustancias que sospechamos podrían ser guayacol, que se utiliza a nivel pulmonar y metil metacrilato, que se usa como cemento para unir prótesis”, informó el doctor Raúl López Infante, responsable del caso de Alejandra Guzmán, durante una conferencia de prensa en el Hospital Ángeles Lomas.

El médico aclaró que desconoce el origen del padecimiento que llevó a la cantante al hospital desde el miércoles pasado. Y, aunque descartó que se tratara del resultado de una cirugía estética mal practicada, dio indicios de que pudo tratarse de un tratamiento estético.

Y es que el metil metacrilato es usado frecuentemente para "dar forma y volumen" a los glúteos (zona afectada en el caso de Alejandra Guzmán) y otras partes del cuerpo.

Este polímero es miembro de la familia de los acrilatos, mejor conocidos como acrílicos. Es usado como cemento para la implantación de las prótesis, pero también para crear prótesis dentales, plásticos e incluso pinturas.

Yo no fui: Valentina
Valentina de Albornoz, propietaria de una clínica de Medicina Estética, aseguró que no fue ella quien le inyectó una sustancia desconocida a Alejandra Guzmán.

La conocida cosmetóloga dijo que la cantante fue tratada por el doctor Jeremías Flores, a quien conoció en su clínica, sin embargo negó que haya recibido el tratamiento en sus instalaciones, según informa el periódico El Universal.

"No soy responsable de la gente que deambule por mi clínica, ahí puede conocer a quién puede conocer, es una cuestión personal tomar los datos y contactarlos después", señaló.

Detalló que el médico que le inyectó una sustancia desconocida en los glúteos a la interprete de Reina de corazones y por la cual se encuentra hospitalizada, figuraba en su negocio como un asesor externo de quien prescindió de sus servicios desde marzo pasado.