<b>* Juan Pablo Arredondo es experto en conducta de chicos de preescolar, primaria y secundaria </b>

De acuerdo con Juan Pablo Arredondo, psicólogo escolar en los niveles de preescolar, primaria y secundaria, los padres deben asumir el poder familiar. “Cuando su autoridad queda en entredicho, el pequeño se confunde y opta por hacer lo que le resulta cómodo”.

En su reciente obra literaria, “Límites y berrinches”, el especialista asegura que cuando la autoridad no se ejerce por los padres, debido a incongruencias entre sus palabras y sus acciones, o por la intervención de terceros, el menor decide hacer, simplemente, lo que le vienen gana.

Un berrinche es la baja tolerancia a la frustración, con el que los hijos pretenden satisfacer sus deseos y obtener atención de los mayores. “Si el padre no sabe cómo lidiar con estos arranques, propicia falta de armonía en el hogar y en todos los ámbitos sociales donde se desenvuelvan los miembros de la familia”.

A través del libro, que ya se encuentra en las librerías del país, el especialista Arredondo, quien desde hace más de 20 años se especializa y actualiza en el diagnóstico de niños y adolescentes con problemas de aprendizaje, emocionales y conductuales, ofrece consejos y soluciones sobre este asunto.

En éste su primer libro, el autor abarca diversos consejos vinculados a regular la actitud de los niños, y resalta que la credibilidad de los padres debe ganarse mediante el ejemplo y la firmeza con que actúen.

El prólogo es de Martha Debayle y describe el contenido como “un método atractivo, sencillo y eficaz”.

En realidad, el texto de Juan Pablo da en el blanco al ofrecer al lector las estrategias necesarias para desactivar un berrinche, cómo tener una mejor comunicación con sus hijos (ya sea niños o adolescentes) y, específicamente, cómo guiarlos hacia un desarrollo pleno que no vaya contra su integridad.

Juan Pablo Arredondo se ha desempeñado como psicólogo escolar en los niveles de preescolar, primaria y secundaria. También ha ejercido como orientador vocacional y como terapeuta familiar ha sido invitado a varios congresos organizados por las universidades Iberoamericana y de Harvard.