Luego de casi 30 horas de haber llegado al Palacio de Bellas Artes, a las  21:40 horas se abrieron las puertas laterales del recinto para que las cenizas del cantautor abandondaran el inmueble. 

Más de 700 mil admiradores que le dieron el último adiós en la capital mexicana corearon su nombre y entonaron nuevamente “Amor eterno”, probablemente el mayor éxito musical del cantautor michoacano.

Minutos antes, a las 21:35 horas, su hijo, Iván Aguilera, las retiró de una base que se colocó en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes para realizar el homenaje póstumo.

Mientras el grupo musical, los cantantes y los bailarines que acompañaron a Juan Gabriel en su gira ofrecían un concierto en la explanada del máximo recinto de la cultura en México, se montó una última guardia a los restos mortales del ídolo michoacano.

Junto a la base hicieron acto de presencia el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa; la directora general de Bellas Artes, María Cristina García Cepeda; el cuñado de Juan Gabriel, Jesús Salas, y el hijo del cantautor, Iván Aguilera.

De fondo se escuchaba el tema "Déjame vivir", mientras las puertas de la sala principal del Palacio de Bellas Artes se abrieron para que a través de ellas salieran con la urna las personas que hicieron la guardia hacia el estacionamiento del recinto.

Cabe señalar que el último admirador de Juanga ingresó a las 21:30 horas, y los elementos de seguridad permitieron que las 15 personas que se encontraban adentro se quedarán en el vestíbulo a observar la ceremonia de despedida.