La policía de Sussex, en el sureste de Inglaterra, revisará el caso del ex guitarrista de los Rolling Stones Brian Jones, fallecido en 1969 en extrañas circunstancias, tras la aparición de nuevas pruebas.

Según la cadena BBC, las fuerzas del orden han recibido información nueva relacionada con la muerte de Jones, quien fue encontrado sin vida en la piscina de una granja en Hartfield (al este de Sussex) el 3 de julio de 1969.

De acuerdo con la investigación abierta entonces, Jones murió por accidente en la granja a los 27 años de edad, pero siempre hubo sospechas de que pudo ser asesinado. Una mujer que fue su amante y madre de uno de sus hijos nunca aceptó esta versión.

Un portavoz de la policía de Sussex indicó que los nuevos documentos recibidos obligan a revisar el caso. "Estos papeles serán evaluados por la policía de Sussex, pero es prematuro hacer un comentario en este momento sobre cuál será el resultado", puntualizó la fuente.

Han sido multitud de especulaciones las que han planeado a lo largo de los años sobre la muerte de Jones. El cineasta Stephen Woolley plasmó en la película 'Stoned' 12 años de investigación sobre la muerte del músico. Jones Woolley sostiene en el filme la tesis de que fue asesinado por un constructor llamado Frank Thorogood, a quien los Rolling Stones habían encargado la renovación del despacho que ocupaban por aquel entonces.

Según Wolley, el músico debía a Thorogood 8.000 libras por unos trabajos y trató de darle un susto para que le pagara, metiéndole la cabeza bajo el agua, pero le retuvo allí demasiado tiempo y Jones se ahogó.

Otra de las teorías es la de Trevor Hobley, que compiló una serie de documentos que, según él, prueban el asesinato. Hobley aseguraba que los asesinos metieron la cabeza de Jones en un cubo de agua para ahogarle y luego le pusieron el traje de baño e introdujeron el cadáver en la piscina.

Jones fue uno de los miembros fundadores de los Rolling Stones, junto a Mick Jagger, Keith Richards y Ian Stewart, y murió poco después de abandonar la banda.