* Su sitio web contiene valiosa información sobre patrimonio arqueológico, histórico, natural y cultural

La Coordinación Nacional de Patrimonio Cultural y Turismo, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) trabaja en la elaboración y ejecución de políticas públicas interinstitucionales dirigidas a fomentar el ejercicio del turismo cultural sustentable.

Ello para que favorezca el aprecio, disfrute, protección y difusión del vasto patrimonio cultural material e inmaterial con el que cuenta México.

Una de las funciones de esta dependencia es coordinar, de manera concertada y organizada, la actividad turística con las diferentes áreas de cultura, de la iniciativa privada y de los tres niveles de gobierno.

Eso con el fin de facilitar el proceso de planeación y ejecución de proyectos de desarrollo cultural basados en el aprovechamiento turístico sustentable del patrimonio cultural de las diferentes regiones del país.

Dicha Coordinación tiene como uno de sus objetivos facilitar la salvaguardia del patrimonio cultural y su incorporación dinámica en la sociedad actual, con el fin de que el recurso cultural sea un motor para el desarrollo sustentable local y regional.

Para llevar a cabo este objetivo, desde su creación en el 2002, desarrolla las siguientes líneas de acción:

Articula las políticas públicas entre los sectores y niveles de gobierno involucrados en la relación inseparable entre el patrimonio cultural, el desarrollo y el turismo.

Diseña estrategias que permitan vincular programas de trabajo entre el sector turismo y el patrimonio cultural y Favorece el desarrollo de las comunidades con base en el turismo cultural y la apreciación del patrimonio.

E impulsa la dimensión educativa del patrimonio cultural como parte del turismo responsable y de los planes de desarrollo en estados y municipios.

También, a través de diversas publicaciones (como la serie Cuadernos de Patrimonio Cultural y Turismo y las Guías de turismo cultural) y de su página de Internet (www.conaculta.gob.mx/turismocultural/) ofrece información actualizada sobre diferentes aspectos.

Lo hace desde diversos abordajes, de la gran riqueza cultural, material e inmaterial, con la que cuenta México.

Además, la Coordinación cuenta con un centro de documentación, en donde se realizan consultas a libros, revistas, discos compactos interactivos, videos, ponencias y relatorías de los distintos seminarios y congresos que realiza, así como de publicaciones especializadas.

Además en su sitio oficial se pueden descargar importantes documentos sobre turismo cultural, tales como “La carta internacional sobre turismo cultural” y la “Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales”, entre otros.

El patrimonio cultural de un pueblo comprende las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores e intelectuales, así como las obras anónimas, surgidas del alma popular, y el conjunto de valores que dan sentido a la vida.

Es decir, las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo; la lengua, los ritos, las creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte, los archivos y bibliotecas.

De esta forma, el patrimonio cultural tiene dos vías de manifestación: la material, como edificaciones u objetos, y la inmaterial, como procesos, lenguas y técnicas.

México cuenta con uno de los patrimonios culturales más ricos del planeta: basta mencionar que ocupa el primer lugar en América Latina y el sexto en el mundo en sitios declarados Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), (29 sitios en 26 declaratorias).

Este país es un vasto muestrario de riqueza cultural, por ello cuenta con notables ejemplos de patrimonio Arqueológico, Histórico, Cultural moderno y Natural; por lo que es responsabilidad del Estado mexicano promover políticas públicas de conservación, investigación, preservación y difusión del patrimonio.

Todo ello no sería viable, sin la apropiación social que las comunidades otorgan al patrimonio proporcionándole significado y vigencia.

No obstante, el patrimonio cultural es vulnerable ante factores, como el paso del tiempo, la intemperie, el trato agresivo e irrespetuoso o el olvido; por lo que es necesario garantizar su salvaguardia.

Al respecto, es importante tomar en cuenta que el patrimonio cultural genera riqueza no sólo desde la perspectiva cultural, sino también como factor de mejora de calidad de vida de las comunidades receptoras de turismo que, cuando se gestiona adecuadamente, son partícipes de los planes de desarrollo local.

También contribuye a reforzar nuestra identidad (valores y raíces culturales) y permite inculcar el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana, trasmitiendo estos valores de generación en generación.

Uno de los frentes, que no el único, en el que interviene la Coordinación es en la salvaguarda, desarrollo y difusión de los sitios y monumentos con valor universal que se hallan en este territorio y que han entrado a las listas de Patrimonio Mundial de la Humanidad, establecidas por la UNESCO.

La UNESCO promueve la identificación y preservación de patrimonio, a través de un acuerdo internacional denominado la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, signada por México en 1984.

Los sitios son incluidos en la Lista con base en sus cualidades, tales como: representar una obra maestra, aportar un testimonio cultural único, ser ejemplo arquitectónico sobresaliente o expresar una autenticidad cultural o histórica, entre otras.

Las ciudades declaradas Patrimonio Mundial tienen acceso a asistencia técnica internacional, a fondos de financiamiento o programas especializados de cooperación, formación profesional y educativa.

Los sitios reconocidos como Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO son extraordinarios destinos culturales y naturales de especial atractivo turístico, en donde los visitantes pueden conocer el legado histórico, vivo y entrañable de un país, que merece el reconocimiento y aprecio de la comunidad internacional.

México es uno de los países de la región que cuenta con más declaratorias, tiene a la fecha 29 sitios reconocidos con esta distinción, de los cuales 25 son culturales y cuatro son naturales.

También cuenta con declaratorias de Patrimonio Cultural Inmaterial, entre las que destaca la Cocina mexicana.

Entre los sitios considerados como Patrimonio Arqueológicos están las zonas de Palenque, Monte Albán, Teotihuacan, Chichén Itzá, El Tajín, Uxmal, Paquimé, Xochicalco, Calakmul y las pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco.

Como Patrimonio Histórico están los Centros Históricos de la Ciudad de México, Morelia, Campeche, Oaxaca y Zacatecas, el área de monumentos de Querétaro, la zona de canales de Xochimilco, la ciudad de Guanajuato y minas adyacentes y los primeros monasterios del siglo XVI en las faldas del Popocatépetl.

El pueblo de Tlacotalpan, el Hospicio Cabañas en Guadalajara, las Misiones franciscanas de la Sierra Gorda de Querétaro, el santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco, y el Paisaje agavero y antiguas instalaciones industriales de Tequila.

En el rubro de Patrimonio Cultural Moderno tenemos la Casa Estudio de Luis Barragán y el campus central de Ciudad Universitaria, ambos en la Ciudad de México.

En el Patrimonio Cultural Natural se hallan la Reserva de la biosfera de Sian Ka´an (Quintana Roo), el Santuario de las ballenas del Vizcaíno (Baja California Sur), las Islas y áreas protegidas del Golfo de California y el Santuario de la Mariposa Monarca (Michoacán).

La Coordinación ha editado (y cuenta en su sitio web con versiones consultables y descargables en pdf), de los Cuadernos del Patrimonio Cultural y Turismo.

Ellas son las memorias de los congresos sobre Patrimonio Gastronómico y Turismo Cultural en América Latina y el Caribe; y el Primer Seminario sobre Patrimonio Cultural y Turismo.

Congreso Iberoamericano sobre Patrimonio Cultural; Cartografía de Recursos Culturales de México; Patrimonio cultural oral e inmaterial; El mole en la ruta de los dioses y Planeando sobre el turismo cultural.

El sitio oficial ofrece el Destino del mes, un micro sitio dedicado a un estado de la República, donde se describen los principales atractivos turísticos, gastronómicos y culturales, así como direcciones para hospedarse, etcétera.

También las Guías de turismo cultural que versan sobre Patrimonio Cultural y Turismo (por estados), Otras rutas culturales y circuitos y Festivales Culturales y Fiestas Populares.

Museo, Teatros de México y Cartelera cultural, finalmente, hay una guía sobre Rutas gastronómicas, que se puede consultar por estados y también siguiendo los diferentes menús de contempla cada ruta.

Desde hace varios años, en México se impulsa el concepto y la práctica del Turismo cultural, responsable y respetuoso del medio ambiente y de las comunidades que en él habiten, pues está demostrado que a la larga deja mayores beneficios a las comunidades donde se promueve.

Por ello, es importante promover el turismo responsable y fomentar la salvaguardia del patrimonio cultural.