Heidi Agan, una de las tantas dobles no oficiales de la Duquesa, solía trabajar como mesera en un restaurante de hamburguesas ganando unos 70 dólares al día. Tras escuchar continuamente que su parecido con Middleton era asombroso, renunció a su empleo y ahora se embolsa poco más de mil dólares al día.