(Ampliación)

(Material con apoyo fotográfico)

Fotografías que retratan el paisaje rural de México, así como artesanías en barro, conforman la exposición “Mirada que cautiva la mirada” de la artista plástica Mariana Yampolsky, la cual fue inaugurada hoy y se exhibirá hasta el 27 de mayo, en el Museo de Arte Popular (MAP), en esta ciudad.

El evento inaugural de la exposición dedicada a la obra de la artista estadounidense Yampolsky, quien hizo grandes aportaciones al arte mexicano, contó con la participación del presidente de la Fundación Cultural Mariana Yampolsky, Arjen van der Sluis, así como miembros del MAP y académicos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), entre otros.

Está muestra forma parte del Homenaje Nacional a Mariana Yampolsky, que el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) organiza, en el que habrá diversas actividades referentes a la obra de la artista durante todo el año, entre las que destacan la presentación del libro-catálogo Mariana Yampolsky. “Mirada que cautiva la mirada”, editado por la UAM, mesas redondas y por supuesto está exposición.

Con agradecimientos y menciones honoríficas al trabajo de Yampolsky, los presentadores invitaron al público a visitar a través de esta muestra donde se aprecia el arte de la fotografía y el grabado, plasmado desde la perspectiva rural de México en el siglo XX.

Múltiples fotografías son presentadas a través de una línea cronológica en su trabajo, que muestran nuevas facetas de Yampolsky, quien retrato el campo mexicano y algunos grupos indígenas como los mazahuas; plasmó asimismo, diversas regiones del país, como Veracruz, Michoacán, Guerrero, Puebla y Chiapas.

Asimismo, se exhibe una pequeña parte de la enciclopedia infantil “Colibrí” en la que colaboró con ilustraciones, así como en algunos libros de texto gratuitos de Ciencias Naturales de primaria y secundaria durante los 70 y 80.

Mariana Yampolsky nació en Chicago, Estados Unidos y llegó a México en 1944, donde un año después empezó su carrera como grabadora en el Taller de la Grafica Popular. En los años 60, empezó a montar sus primeras exposiciones fotográficas, labor que desempeñó desde pequeña.

Realizó grandes aportaciones al arte popular mexicano, ay que además se desempeñó como curadora y editora. En su labor trato de transmitir la riqueza de las tradiciones culturales que encontraba en sus recorridos, así como el dolor con el que percibía la pobreza del país.

Su obra forma parte de diversas colecciones entre las que destacan el Museo de Arte Moderno, el Centro Cultural de Arte Contemporáneo y la Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Pachuca, Hidalgo, así como otros museos en Estados Unidos.