Todo indica que el estadounidense no estaba de humor