El cantante canadiense Justin Bieber se encuentra más que furioso tras enterarse que una empresa dedicada a la fabricación de juguetes sexuales creó un muñeco inflable, al cual bautizó como "Justin".

El muñeco tiene un impresionante parecido al intérprete de "Baby", por lo que éste ya inició las acciones legales correspondientes para sacarlo del mercado.

Los abogados del artista señalan que la comercialización de este producto para el entretenimiento erótico lucra con la imagen de Bieber y le afecta negativamente.

Según señalaron varios medios de comunicación, la venta del muñeco ha sido todo un éxito.