La controvertida actriz, que fue condenada la semana pasada a limpiar un depósito de cadáveres durante 16 horas  semanales hasta el próximo 2 de noviembre, se embolsará casi 1 millón de dólares por enseñar su cuerpo en la revista.
 
Según TMZ.com, la artista de 25 años rechazó una oferta de 750 mil dólares del dueño de Playboy, Hugh Hefner, para posar desnuda, reclamando que no lo haría por menos de 1 millón de dólares.
 
La sesión fotográfica comenzó durante el fin de semana, mientras la actriz cumplía con sus deberes impuestos por el juzgado en la morgue.
 
Pero esta no es la primera vez que la actriz posa desnuda. Ya en el 2008 se desnudó para recrear la última sesión de fotos de Marilyn Monroe (conocida como Last Sitting), tomada por el fotógrafo Bert Stern solo seis semanas antes de morir por una sobredosis de drogas. En aquella ocasión Lindsay reconoció sentirse cómoda con el desnudo.
 
"No tuve que pensármelo demasiado. Trabajar con Bert Stern en una recreación de Marilyn Monroe realmente es un honor. ¿Cuándo se me va a presentar algo así otra vez?", afirmó la artista.
 
"Quería representarla lo mejor posible, traerla de nuevo a la vida. Estuve muy cómoda con el desnudo y con todo el trabajo", añadió.