La actriz, que esta misma semana habría tratado de evitar el rodaje de unas escenas en el filme 'Scary Movie 5' que trataban sus adicciones en tono humorístico, regresó al rodaje, donde grabó la escena de sexo que comparte con el actor.

"Charlie y Lindsay rodaron una escena de amor. En la escena que filmaron estaban juntos en la cama, donde compartieron una charla juguetona durante la filmación. Fue pura improvisación. Estaban bromeando sobre todos los problemas que habían tenido ambos en los últimos años", explicó un informante al periódico New York Post.

El guion de la película contempla también que la pareja se dé un beso y que usen un collar sadomasoquista, así como una burla de los problemas que ha tenido la actriz con el alcohol y las drogas, un tema que habría afectado tanto a la artista que habría perdido adrede el vuelo que la llevaba a Atlanta para el rodaje. Asimismo, el pánico por cómo afectarían esas escenas a su imagen pública la llevaron al hospital, donde alegó que sufría 'neumonía atípica' y que no podría acudir a la grabación.

Sin embargo, y una vez pasado el miedo inicial, la controvertida estrella dejó de lado sus problemas y cumplió con su contrato al rodar todas las escenas previstas. Disfrutando incluso de la grabación.

"Lindsay se rió de sí misma en el rodaje y pareció que se divertía y que disfrutaba. Hubo un momento en que se asustó por un efecto de sonido [mientras se filmaba] y se echó a los brazos de Charlie. Todo fue como la seda y, sorprendentemente, en los plazos previstos", concluyó la fuente.