La jueza española del programa de concurso Pequeños Gigantes tuvo una sesión de videochat con sus supuestos fans, donde una y otra vez mandó saludos y besos a infinidad de "seguidores" con nombres verdaderamente extraños.