Un estudiante hizo que en una escuela el equipo de porristas dejara de usar su uniforme por una sorprendente razón: provocaba "pensamientos impuros".