Esta semana pudimos constatar de lo que hablaba Harley-Davidson cuando anunció que presentaría para sus modelos Touring un nuevo motor: el Milwaukee Eight, un componente que se une a cambios muy importantes de sus motos, Road King, Street Glide, Electra Glide y CVO (Custom Vehicle Operations por sus siglas en inglés), hechas especialmente para mayor desempeño.

El manejo
Es totalmente nuevo. Con ello los ingenieros pudieron dar cabida a muchos de los deseos que el cliente había expresado, y por ello pensaron en un bloque de dos cilindros que sigue a 45 grados de separación, cuatro válvulas por cilindro, doble bujía, la renovaron completa para tener mejores sistemas de respiración del motor tanto en admisión como en escape, haciéndolo 50% mejor en este rubro lo que se une a 10% más de torque disponible, mejor enfriamiento del motor con mayor capacidad de aceite y con una forma que permite acomodarlo mejor en el cuadro de la moto. Es decir, es más atlético, está renovado totalmente y cada canal interno, cada pieza externa y tecnología, como el catalizador que ahora se encuentra más atrás en el mofle, o el header trasero que es menos invasivo hacia el exterior están mejorando la experiencia Harley-Davidson.


¿Quién no ha sentido el reverberar de sus motores que viene junto con vibraciones importantes? Ahora se mantuvieron esas vibraciones pero controlando la velocidad ralentí del motor en 8 mil 500 revoluciones por minuto, lo que permite en estacionado o en semáforos reducir mucho la vibración hacia el conductor y la moto, en el momento de acelerar el espíritu de la moto vive otra vez con un gran sonido y entrega de torque.

Cada día en el mundo hay más conductores de Harley-Davidson. Véalo en México; nunca habíamos tenido tantas concesionarias completas con servicio, partes, motos nuevas y boutique. Ahora las Touring han llegado con nueva tecnología de motor, tan sólo el noveno V-Twin, en ya casi los 120 años de historia de Harley-Davidson. El torque siempre está presente, el sonido de motor se ha limpiado gracias a que toda la fricción del mismo y de la caja, así como el nuevo sistema de tensado de cadena, hacen un verdadero ruido de combustión interna quitando el de la fricción innecesaria, lo han afinado y, con ello, el toque del acelerador nos entrega fuerza cada arrancada, así como cada una de las curvas a atacar, que parece necesitar mucho menos cambios de caja para salir avante y así se comporta, brioso, perdona los cambios pues el torque está a disposición. La suspensión es nueva, un componente que se ha renovado totalmente con lo que se permiten dos cosas básicas, nueva respuesta al camino mucho más resistente, pero a la vez rápida en recuperaciones de su elasticidad gracias a nuevos compuestos hidráulicos en su interior, así como en la suspensión trasera. Ahora la maleta izquierda se quita con gran facilidad, se le da la vuelta a una perilla con la mano y se regula según lo que desea el conductor, si lleva pasaje, etcétera, la dureza varía para dar seguridad y confort.

Conclusión
Para el conocedor de Harley-Davidson o para el que inicia su vida en las motos grandes de la marca, ahora son casi totalmente nuevas, este año están nuevos el motor y la suspensión. Hay más elementos de personalización. Años anteriores habían renovado toda la tecnología con el proyecto Rushmore, la fisonomía y utilidad de sus maleteros traseros y sus sistemas de infoentretenimiento y tecnología como la de control de crucero y Bluetooth.  Con ello la moto es casi totalmente nueva sólo falta el cuadro que a este momento no ha sido necesario.