Cancún o la Riviera Maya, son dos de las regiones en el país que se reconocen en el mundo no solo por sus majestuosos paisajes sino también por el peculiar color que tiene la arena.

Casi blanquecina, esta tonalidad logra enganchar a los visitantes- no por nada la Secretaría de Turismo la coloca como dos de los lugares predilectos para los extranjeros-  pero ¿qué pensarías si supieras que detrás de esta obra de arte natural se esconde popó de pez?.

Se trata del pez loro, que de acuerdo a National Geographic basa su dieta en algas extraídas de los trozos de coral que se desprenden de los arrecifes. 

“Roen el coral con los dientes que tienen en la garganta para extraer los pólipos de las algas. Tras ingerir el coral, los peces loro defecan arena”, menciona la publicación.

Esta especie de pez sorprende a expertos pues además de ser una “máquina” de polvo, el loro cambia de sexo varias veces a lo largo de su vida  y cuando duermen se cubren con una especie de capullo transparente que segregan de su cabeza; se cree que es para ocultar su olor a otros depredadores nocturnos.

Existen por lo menos 80 especies y mide de 30 a 120 centímetros de longitud.

TE RECOMENDAMOS LEER

Noche mexicana: dónde pasar el 15 de septiembre del 2016

LO MÁS VISTO EN VIDEO