Quienes presentan esta condición tienen mayor probabilidad de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares, ambas son primeras causas de muerte prematura en la Ciudad de México. ¿Por qué el problema del sobrepeso va en aumento entre la población de oficinistas? El sedentarismo es la causa principal.

“Los oficinistas suelen trabajar más horas al día de lo que está estipulado en sus contratos, dejándolos sin tiempo ni ganas de hacer el mínimo de ejercicio, como caminar 30 minutos diarios. Además, pasan todo el día sentados frente a la computadora”, explica Lisa Grabinsky, nutrióloga.

Alejandra Befeler, quien trabaja en una agencia de publicidad, concuerda: “En mi oficina, hacer ejercicio significa pararte de tu silla al baño”.

Aparte de la poca actividad física, muchos oficinistas no tienen buenos hábitos alimenticios. Las papas y galletas que se ofrecen en las juntas, o que ellos mismos compran, son un gran problema, explicó la nutrióloga.

“En mi oficina, si hay que pedir algo de comer, pedimos pizza”, puso como ejemplo Alejandra. Muchos otros evitan comer saludable ya que este tipo de comida suele ser más cara. Por ejemplo, entre unos tacos de canasta de 40 pesos y una ensalada de 100, muchos elegirán los tacos de canasta.

Aunque muchos oficinistas se preocupen por su salud, es muy difícil cambiar las circunstancias sin el debido apoyo de la oficina. “Las responsabilidad debe ser compartida”, dice la nutrióloga. “Por más entusiasmado que venga un oficinista a la consulta de nutrición, si la oficina no le facilita el cambio de hábitos, los resultados no van a ser los esperados.”

Ante esta situación, Alejandra implementó en su trabajo un proyecto para fomentar el bienestar en la oficina. El programa, bautizado como The Biggest Loser Área6, tiene dos objetivos: la pérdida de grasa corporal y el aumento de masa muscular. El programa se lleva a cabo en equipos, para así fomentar la motivación entre los compañeros.

Al finalizar el año, el equipo ganador (en pérdida de grasa y en aumento de músculo) recibirán un premio en efectivo. “Muchos de mis compañeros están muy contentos. No pueden creer que la oficina esté haciendo esto por su bienestar”, concluye Alejandra.

El problema del sobrepeso dentro de las oficinas no solo es dañino para los trabajadores. La productividad de la empresa también lo resiente, ya que el sobrepeso es el origen de muchas enfermedades que obligan a la gente a ausentarse del trabajo.

Según la publicación de Forbes México, Impacto de enfermedades en la productividad laboral, el sobrepeso baja el rendimiento laboral un 50 por ciento. Por su parte, Lisa Grabinsky piensa que este padecimiento no solo afecta a los empleados y a la empresa, sino también a las familias que dependen de estas personas. “Esos malos hábitos que llevaron a los oficinistas a tener sobrepeso se transmiten luego en casa, a los hijos, pareja, etc.”.