Rainer Wieland, sicólogo alemán especializado en economía y profesor de la universidad de Wuppertal, presentó su teoría n entrevistas de prensa, sobre los beneficios de tomar un descanso de 5 minutos en el trabajo.

Según el experto, el "no hacer nada" tiene una función muy precisa dentro del balance laboral diario de cada persona.

El "no hacer nada", que en alemán se expresa con una sola palabra "Nichtstun", tendría pues significado, dentro de la actividad de trabajo, como momento de "recuperación" que permite mejorar el cumplimiento de las tareas laborales.

Para desarrollar ideas exitosas y alimentar la creatividad, "es importante no agotar los recursos", explicó el especialista, "quien se agota totalmente, necesita el descanso primero para volver a tener fuerzas, sin beneficios para la creatividad".

En general, según Wieland, las pausas cortas son más efectivas que las largas y lo ideal sería hacer muchas pausas cortas a lo largo del día.

APLICAR EL SISTEMA DE LAS PAUSAS CORTAS

Para explicarse mejor el experto echó mano de una metáfora: "Imagínense que tienen que escalar una montaña y les dicen que tienen una sola pausa a la mitad del camino: entonces llegarán posiblemente rápido a la mitad. Sin embargo, sin esta pausa, es probable que lleguen menos rápido a la meta".

De la misma manera, según el experto, funciona el día laboral de una persona: en general, "con un sistema de pausas cortas los recursos se regeneran más rápidamente".

Para que el "sistema de las pausas cortas" tenga éxito es necesario además que se desarrolle una particular "cultura de la pausa", es decir que el descanso no tiene que ser estigmatizado dentro de una empresa.

Las pausas ideales, según Wieland, deberían ser de cinco minutos, cada hora u hora y media, "cinco minutos son suficientes si se logra desconectarse de la actividad de trabajo y focalizarse en otra cosa", aseguró.

"LA HABITACIÓN DEL SILENCIO"

Entre otras iniciativas que se promovieron dentro de algunas empresas alemanas bajo esta inspiración, hay la "habitación del silencio", es decir un espacio donde los trabajadores pueden desconectar la mente.

Para un trabajo exitoso lo más importante es la motivación, después sigue la responsabilidad, aunque también es determinante que en las empresas se desarrolle "una específica cultura del error: errores que nacen de causas creativas deben de ser tolerados", sugirió el experto.

Las mismas sugerencias generales valen también para el tiempo libre: después de trabajar, por ejemplo, se desaconseja ir directamente al gimnasio y se recomienda "no hacer nada" aunque sea durante pocos minutos.