-Elevador: Esta experiencia erótica es popular en las películas y series de televisión pero súper complicada en la vida real porque no solamente tienes que encontrar el elevador perfecto sino que también tendrás que trabajar en tu flexibilidad, resistencia y fuerza (él principalmente). Si pueden, y es posible, detengan el elevador por unos minutos para tener un momento súper candente... ¡y rápido!
        

-Baño: No parece el mejor lugar erótico para hacer el amor pero ¿lo has intentado? Es fácil encontrar un sanitario solitario pero difícil experimentar con una buena posición que no provoque accidentes ni torceduras. Además la situación se volverá cada vez más candente cuando empiecen a llegar más personas al lugar. Hay un factor muy sensual en saber que fácilmente podrían descubrirte.

     
-Probadores: Hacerlo en los probadores es todo un clásico, ¿por qué se ha vuelto un lugar tan popular? ¡Porque no hay cámaras! Ahora en día ya hay más seguridad en los centros comerciales pero todavía puedes encontrar uno que otro lugar donde la gente que se prueba la ropa pasa desapercibida. Aprovecha esa oportunidad y lleva a tu galán a quitarte la ropa, el espejo hará de ese momento uno más sensual y el poco espacio junto con el ruido les hará sentir mucha adrenalina.

     
-Clóset: Puede ser el clóset de la casa de tu amiga o el que viste medio abierto en el edificio donde vive tu compañera de trabajo. El clóset que elijas no importa, el punto es dejarse llevar por las emociones, sensaciones y el placer que sienten gracias a la adrenalina.

     
-Boda: En Estados Unidos se ha vuelto una práctica muy usual tener relaciones en una boda, especialmente porque se llevan a cabo en hoteles y residencias con cuartos así que, ¿por qué no aprovecharlos? En medio del evento, escápate un rato con galán a revivir sus momentos más íntimos.

     
-Cine: Los jóvenes utilizan este lugar porque es uno muy barato y siempre está disponible. Para las chicas mayores también puede ser una increíble experiencia ya que es cómodo, público y probablemente nadie te vea en la oscuridad de la sala. Te recomendamos ir lo más noche posible y escoger una película que nadie quiera ver para estar bien prevenida.

     
-Hotel: ¿Y por qué no tener un rapidín en un hotel? Después de todo es el lugar ideal para romancear e intimar con tu pareja ya que es práctico, nadie te molesta, no tienes que hacer el aseo y tienes servicio a la habitación.

-En el estacionamiento: Antes de entrar a la oficina o al final de la jornada, una experiencia de debes experimentar. Ojo. Asegúrate de que no haya nadie en los autos que te rodean.

¿Qué otro lugar incluirías en la lista?

Con información de Revista Veintitantos

También puedes leer 

¡Hazlo en casa! Lubricantes caseros

Los cuatro niveles de un orgasmo