A pesar de que este domingo se cumplen 43 años de aquel "negro" 2 de octubre de 1968, en donde el Ejército asesinó a un número indeterminado de manifestantes reunidos en la Plaza de las Tres Culturas, aún es difícil tener una versión unificada sobre los hechos ocurridos aquella tarde.

Hasta hoy, no se ha podido determinar con certeza por qué iniciaron los disparos, cómo fue que se llegó hasta eso, cuántos muertos y desaparecidos hubo ese día.

Y aunque este movimiento estudiantil marcó a México en muchos sentidos y no se puede reducir a una sola visión, aquí te dejamos una versión resumida de los hechos.

2 de octubre de 1968


Aquel año se celebraban Los Juegos Olímpicos México 1968 y la inquietud internacional iba en aumento: se vivían los peores momentos de la Guerra de Vietnam, pocos meses antes había ocurrido la trágica Primavera de Praga, cuando los tanques soviéticos entraron en la capital checa; en París, los estudiantes se habían levantado, el racismo en Sudáfrica alcanzaba su apogeo, y México vivía una fuerte inestabilidad interna producto de las malas condiciones económicas que atravesaban.

El 27 de agosto de aquel año, más de 200 mil estudiantes marchaban por el centro de Ciudad de México, y se instalaron en el Zócalo. Al día siguiente, la policía reprimió la revuelta.

México era la ciudad ideal, por su próxima organización de los Juegos Olímpicos y convertirse así en un buen foco publicitario para mostrar los desacuerdos, no sólo con la política interna del gobierno federal, sino con la inestabilidad mundial.

Pero el Gobierno no estaba dispuesto a convertirse en un foco de revueltas precisamente en unas fechas tan importantes y con tantas miradas puestas en el país.

Las revueltas fueron en aumento y, en septiembre, el Gobierno decide mandar al ejército a ocupar Ciudad Universitaria, produciendo decenas de heridos entre los estudiantes.

Ya, en esa represión, se hablaba de algunos estudiantes muertos y que la policía los había incinerado para ocultar las pruebas. Aún así, las protestas continuaban, mientras los participantes de todos los países del mundo iban llegando a la capital para la justa olímpica.


El 2 de octubre, en la plaza de Tlatelolco o de las Tres Culturas, se congregaron casi 50 mil manifestantes que, dicen, cayeron en una emboscada, pues de todas las calles convergentes, aparecieron las fuerzas del ejército, rodeando la plaza. Se disparó una bengala… y la matanza comenzó.

Los soldados empezaron a disparar indiscriminadamente contra los ahí presentes. Casi 400 estudiantes murieron aquel día y más de mil resultaron heridos de gravedad. Se quemaron gran parte de los cadáveres y los heridos fueron llevados a hospitales militares para ocultar la verdad. Ya de noche, los bomberos y la policía se encargaron, con chorros de agua a presión, de lavar todas las huellas del magnicidio en aquella plaza.

Después de más de cuatro décadas, aún no se sabe de dónde partieron las órdenes. Muchos señalan al presidente Gustavo Díaz Ordaz como autor intelectual de dicha matanza.

Todos los documentos de aquella matanza se quemaron o no aparecen.

Díaz Ordaz ya murió; su sucesor, Luis Echevarría, dice no saber nada. Sólo ciertos documentos de la CIA, el FBI, la Casa Blanca y el Pentágono, parecen arrojar algo de luz sobre el asunto:

- El Pentágono había enviado durante 1968 a México expertos en luchas antisubversivas para enseñar a los militares mexicanos.
- Hay documentos en los que Echevarría, Secretario de Gobernación durante el Gobierno de Díaz Ordaz y sucesor en la Presidencia del mismo, indicó a la CIA que la situación se controlaría en poco tiempo.
- Según la CIA, el Gobierno mexicano había arreglado con algunos de los líderes estudiantiles una falsa acusación por la que dirigentes políticos contrarios al Gobierno eran los que andaban detrás de las revueltas estudiantiles.

Se han contabilizado cuatrocientos muertos, ateniéndose a las cartas de denuncias de desapariciones de decenas de madres, pero nunca podrá llegarse a saber la cifra exacta de aquel desastre.

Hasta el día de hoy, no hay culpables por dichos asesinatos.