WASHINGTON. La mayoría de los estadounidenses, un 61 %, rechaza la idea del candidato presidencial republicano, Donald Trump, para construir un muro entre México y Estados Unidos, según una encuesta divulgada este jueves por el Centro Pew Research.

La publicación del estudio coincide con el intento de Trump por moderar su discurso migratorio para seducir a las decisivas minorías afroamericana e hispana y librarse de la etiqueta de "racista" con la que la mayoría de estadounidenses definen al magnate.

El Centro Pew Research, con sede en Washington, destaca que la opinión de los estadounidenses sobre un muro fronterizo ha cambiado poco en el último año, de forma que la mayoría (61 %) se opone a su construcción, mientras que el 36 % se posiciona a favor de la propuesta de Trump.

Según el análisis, la diferencia de posiciones depende de los grupos demográficos y las opiniones políticas de los encuestados.

Entre los ciudadanos blancos, el muro provoca una oposición del 54 % y una aceptación del 43 %, mientras que el 76 % de los hispanos y la misma proporción de afroamericanos se opone a esa idea.

De acuerdo con la encuesta, las diferencias partidistas con respecto a la propuesta de Trump son muy amplias, con una mayoría (63 %) de republicanos que se posiciona a favor de construir un muro a lo largo de los más de 3.000 kilómetros de la frontera entre México y EU, mientras que un 34 % de conservadores lo rechaza.

En contraste, una abrumadora mayoría de demócratas (84 %) se opone a la idea, mientras que solo el 14 % está a favor.

En términos generales, la encuesta concluye que la opinión pública estadounidense está dividida en muchos aspectos de la política migratoria de EU, aunque la mayoría cree que es igual de importante aumentar la seguridad en la frontera y abrir un camino a la ciudadanía para los indocumentados.

El sondeo, llevado a cabo entre el 9 y el 16 de agosto, recoge que la mayor parte de los encuestados (76 %) piensa que los inmigrantes indocumentados son tan trabajadores y honestos como los ciudadanos estadounidenses, mientras que el 67 % cree que no son más propensos que cualquier otra persona a cometer delitos graves.

En este sentido, el centro Pew destaca que el 71 % de los encuestados cree que los indocumentados cubren los puestos de trabajo que los ciudadanos estadounidenses no quieren, mientras que solo el 24 % considera que, en su mayoría, los inmigrantes se apoderan de los empleos que quieren los nacionales del país.

Para realizar el análisis, el centro Pew entrevistó a 2.010 adultos de más de 18 años que viven en los 50 estados del país y en el Distrito de Columbia, donde se encuentra la capital federal.

La encuesta tiene un margen de error del 2.5 %.