La emblemática fotografía capturada por Richard Drew sigue guardando secretos.