Los gritos de un adolescente llevaron a que la policía lo rescatara el domingo, junto con una mujer de 80 años, de entre los restos de una casa, en lo que constituyó una de las escasas buenas noticias más de una semana después de que un terremoto y un posterior tsunami devastaron amplias zonas de la costa nororiental japonesa.

En tanto, la agencia policial de Japón informó que se han recuperado más de 8 mil 400 muertos, y que casi 13 mil personas permanecían desaparecidas. La anciana y el joven fueron rescatados nueve días después de los desastres naturales, informó la policía.

Los socorristas encontraron a Jim Abe, de 16 años, en el techo de su casa en la derruida ciudad de Ishinomaki mientras pedía ayuda, dijo la policía de la prefectura (provincia) de Miyagi. El adolescente llevó luego a los socorristas al interior de la casa donde encontraron a su abuela Sumi Abe. Ambos estaban débiles pero conscientes.

La televisora japonesa NHK mostró imágenes de cuando los dos rescatados eran llevados en helicóptero a un hospital.

MÁS DE OCHO MIL MUERTOS

La Agencia Nacional de Policía señaló que el número total de cadáveres recuperados es de 8 mil 450, mientras que 12 mil 931 personas figuraban en una lista de desaparecidos.

El número de muertos ha ascendido constantemente, mientras las cuadrillas de búsqueda encuentran cadáveres entre las ruinas dejadas por el terremoto de magnitud 9 y el posterior tsunami.

Simultáneamente, el número de desaparecidos ha aumentado mientras los sobrevivientes y sus familiares acuden a la policía en busca de sus seres queridos.

Podría haber personas que aparezcan tanto en las listas de muertos como en las de desaparecidos. No ha sido posible identificar a muchos cadáveres recuperados, según la policía.

En esas condiciones, sería posible que muchos cadáveres no identificados correspondan a personas que siguen reportadas como desaparecidas, una vez que se confirme su identidad.