Armando Amador García, el agente ministerial de Nuevo León asesinado a bordo de una camioneta de  800 mil pesos, recibía un salario mensual con deducciones de 14 mil 638 pesos, según documentos en poder de Publimetro.


La documentación enviada también precisa que al detective no se le entregaba ninguna compensación adicional por su trabajo.
 
18 mil pesos era la base de su salario, y recibía además un bono de 2 mil 304 pesos por riesgo laboral, lo que suma 20 mil 379 pesos de sueldo base sin deducciones.
 
El día que dos sicarios privaron de la vida a Amador García, conducía una camioneta de lujo valuada en el mercado automotriz en poco más de 800 mil pesos.
 
La familia del agente abatido, señaló que el detective era propietario de varios terrenos y casas en Monterrey y su área metropolitana. Se dedicaba a la renta de casas y revelaron que por lo menos tenía dos propiedades en San Pedro Garza García, en donde laboró como agente ministerial.
 
Pero a los detectives que investigan su muerte, no les cuadra el estilo de vida del agente abatido, pues para poseer una camioneta como la que manejaba, debió de guardar todo su sueldo integro por casi cinco años.
 
En un boletín que emitió el 15 de septiembre pasado, el gobierno estatal informó que el agente Armando Amador García tenía 10 años trabajando en la corporación, desempeñándose como Agente Ministerial B asignado a la Unidad de Despliegue Estratégico.

Pero había un dato impreciso, Amador García no tenía 10 años trabajando como detective “B” como rezaba el informe oficial que entregó el Gobierno que encabeza Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco.
 
Su ingreso a la corporación fue el 1 de julio del 2006 como lo indicaba el boletín emitido aquel 15 de septiembre por el gobierno estatal, pero omitieron informar que renunció el 3 de mayo del 2012, al enterarse que su amigo y superior jerárquico había sido abatido por criminales.
 
En el 2015, dos meses después de ser nombrado Procurador del Estado, Roberto Flores Treviño volvió a contratar al agente Amador García, justo cuando había estado fuera de la corporación 3 años 6 meses y 28 días, causando oficialmente alta en la nómina estatal el día 1 de diciembre del 2015.
 
Este sería el segundo hombre de confianza del Procurador Roberto Flores asesinado en menos de cuatro meses, pues en el mes de mayo, el jefe de inteligencia de la Procuraduría Estatal fue asesinado en San Pedro Garza García, junto a uno de sus escoltas.
 
El doctor Carlos Arturo Valle Novelo, también fue sorprendido por pistoleros cuando salía al estacionamiento de un comercio en esta localidad. Su escolta, Javier Alejandro Rodríguez, no pudo hacer nada para evitar el ataque.
 
Las investigaciones en ambos casos aún no arrojan detenidos en el caso del Doctor, los fiscales siguen el rastro a unas presuntas amenazas y al trabajo que despeñaba el jefe policial en la Procuraduría.
 
En el caso del Agente Amador García, la fiscalía trata de establecer su modus vivendus, sus ingresos, sus propiedades, sus amigos y la lista de contactos en sus celulares, para tratar de establecer si la camioneta que manejaba la había comprado de contado o la pagaba en mensualidades, que según los expertos, podrían rebasar los 50 mil pesos.