Andrés Manuel López Obrador empezó a rondar los círculos empresariales para explicar cómo gobernará México si gana las elecciones presidenciales de 2012, y de inicio prometió que acabaría con los monopolios, teniendo como referencia el sector de las telecomunicaciones, publicó La Jornada.

Para evitar temores, el político dijo a los integrantes de la Asociación Nacional de Empresarios Independientes que no se van a expropiar las empresas, ni habrá persecución, "porque lo que queremos es que haya competencia".

Y de inmediato abrió el abanico: "Que Slim tenga un canal, pero como cualquiera de ustedes. Y que si (Emilio) Azcárraga o (Ricardo) Salinas se quieren meter al negocio de la telefonía, que entren. Es decir, abrir todo lo que se pueda, y no a los monopolios”.

López Obrador dejó claro que a pesar de la apertura se tendrán que revisar las concesiones, ya sea en el terreno de las telecomunicaciones y de la industria eléctrica, siempre con claridad y transparencia ante los ciudadanos.

LOS IMPUESTOS, A LA MEDIDA

El ex aspirante presidencial sentenció que para poder recaudar con mayor eficacia se apoyará en la premisa de la "confianza en el contribuyente", uno de los temas centrales de su nuevo proyecto alternativo de nación que presentará el 20 de marzo en el Auditorio Nacional.

La medida parece sencilla, pues explicó que las personas físicas y morales presentarán su declaración anual reportando sus ingresos para, con base en las leyes impositivas, paguen las contribuciones respectivas, y en caso de cometer fraude, aplicarles la ley.

LUCHA CONTRA EL NARCO

Respecto a cómo combatiría a los grupos de la delincuencia organizada, Andrés Manuel López Obrador informó que primero haría un buen diagnóstico, lo que no hizo Felipe Calderón, dijo, y segundo, no permitiría las complicidades y errores de funcionarios de seguridad pública.

Por la tarde, en una conferencia en Ciudad Universitaria, el político comentó que no se encaprichará con la presidencia e incluso estaría dispuesto a dar un paso al costado para apoyar a un ciudadano mejor posicionado.