El rey de España, Felipe VI, pidió hoy a los partidos políticos con representación parlamentaria dialogar entre sí, para encontrar una solución a la crisis política que vive el país al sumar ocho meses sin formación de gobierno.

Tras fracasar la semana pasada la investidura de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados para avalar un nuevo periodo al frente del gobierno, el monarca anunció este lunes que no abrirá una nueva ronda de consultas y opta porque primero ellos se pongan de acuerdo entre sí.

El bloqueo partidista entre formaciones de izquierda y derecha, nacionalistas, independentistas y otras han llevado al país a que fracasen los intentos de formación de gobierno tras unas primeras elecciones el 20 de diciembre y unas segundas el 26 de junio.

Rajoy, que ha ganado sin mayoría las dos elecciones, no ha conseguido los apoyos suficientes, y la semana pasada perdió por 170 votos a favor, 180 en contra y cero abstenciones la investidura, con lo que se abre un periodo hasta el 31 de octubre para encontrar una solución.

En caso de que se llegue a ese fecha sin acuerdo para formar gobierno, al siguiente día se decreta la convocatoria de unas terceras elecciones, que previsiblemente se podrían celebrar el 25 de diciembre aunque los partidos políticos anunciaron que tratarán de adelantarlas.

En rueda de prensa, la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, informó que este lunes se reunió con el rey para informarle de la situación, y el monarca le anunció que no realizará de momento consultas con las formaciones políticas.

Expuso que le pidió trasladar a los grupos políticos en la cámara que dialoguen entre ellos en la manera en que crean conveniente, para tratar de sacar adelante el proceso político tras las elecciones de junio y de cara al plazo marcado al 31 de octubre.

Tras su fracaso, Rajoy declaró este lunes desde China, donde acudió a participar en la Cumbre del Grupo de los Veinte (G-20), que su intención “es perseverar” y mantener sus planteamientos al resto de partidos políticos, de que él debe gobernar al haber ganado los comicios.

Descartó que haya otra alternativa diferente a la suya, y recordó que ya se intentó en marzo pasado cuando el líder socialista Pedro Sánchez se sometió al debate de investidura y no pudo sumar al mismo tiempo a la izquierda Podemos y a la derechista Ciudadanos.

El mandatario criticó que lleva desde el 21 de diciembre en interinidad, y con facultades limitadas para aprobar muchas medidas que necesita el país, algo que despierta el interés de muchos países como lo constató en esta cumbre del G-20.

Por su parte, el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) señaló que esta semana iniciará los contactos para abrir un diálogo con todos los dirigentes de partidos políticos, incluido Rajoy, para tratar de encontrar una solución a esta crisis política.

Aseguró que no se trata de proponerse como alternativa a Rajoy, ya que el bloqueo mutuo entre Podemos y Ciudadanos le impide impulsar un cambio, como ocurrió en marzo, e instó a ambas formaciones a hablar entre sí.

“Si yo voy a hablar con Rajoy, por qué no van a hablar entre ellos, que son las dos formaciones nuevas que vinieron a cambiar el panorama político del país”, cuestionó.

 

TE RECOMENDAMOS: 

Sarkozy en riesgo de juicio por financiamiento ilegal en campaña

Londres recuerda el incendio que la destruyó en 1666