NACIONES UNIDAS. El presidente estadounidense Barack Obama dijo el martes que la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México aislaría a Estados Unidos de la comunidad internacional y no arrojaría grandes beneficios.

En el mundo actual globalizado e interdependiente, "una nación rodeada de muros será una nación prisionera de sí misma", afirmó el mandatario en el que fue su último discurso ante la Asamblea General de la ONU.

Sin mencionar a Donald Trump, Obama recurrió por un momento a la ironía para denunciar lo que considera políticas aislacionistas del magnate y candidato republicano a la presidencia que propone la construcción de un muro en la frontera para contener la inmigración ilegal y que apela a sentimientos nacionalistas prometiendo hacer que Estados Unidos "vuelva a ser un gran país" .

TAMBIÉN PUEDES LEER

San Miguel de Allende declara "persona non grata" a Donald Trump

​Hijo de Trump compara a refugiados con dulces contaminados

"No podemos combatir enfermedades como el zika, que no reconoce fronteras -- los mosquitos no respetan muros--, si no le damos la misma importancia que a la lucha contra el ébola", expresó.

Obama señaló que las migraciones masivas como uno de los desafíos que enfrenta el mundo y que a veces hacen dudar a los pueblos de su identidad. Pero defendió el derecho de la gente a emigrar para escaparle a la pobreza y los conflictos, a pesar de que bajo su gobierno fueron deportadas unas 2.5 millones de personas.

"No hay soluciones fáciles y debemos respetar las tradiciones de la gente. Pero creo que no es posible progresar si nuestro deseo de preservar nuestra identidad cede al impulso de deshumanizar o dominar a otros grupos", manifestó Obama. "Si nuestra religión nos hace perseguir a quienes profesan otra fe, si encarcelamos o agredimos a los gays, si nuestras tradiciones hacen que las niñas no vayan a la escuela, si discriminamos en base a la raza, la tribu o el origen étnico, las frágiles ataduras de la civilización se romperán".

"El mundo es demasiado pequeño y estamos todos juntos en esto, como para apelar a esas viejas formas de pensar".

En su discurso Obama hizo una lista de las bondades de la integración, la cooperación y el comercio libre. Mencionó específicamente el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica entre Chile, México, Perú, Estados Unidos, Brunéi, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Canadá, Japón, Malasia y Vietnam.

Sostuvo que es importante "combatir los excesos del capitalismo, no para castigar la riqueza, sino para evitar la repetición de crisis que lo pueden destruir".

"Por eso trabajamos con otras naciones para mejorar las normas que rigen la actividad bancaria y las tarifas impositivas, porque una nación que le pide a los oligarcas menos que a la gente común se va a pudrir de adentro. Es por eso que impulsamos la transparencia y la cooperación para erradicar la corrupción", acotó Obama. "Es por eso que elaboramos tratados comerciales para elevar las normas laborales y las reglas para el medio ambiente, como hemos hecho con el Acuerdo Transpacífico, para que los beneficios se distribuyan de una forma más amplia".