El Congreso Nacional de Honduras aprobó hoy la denominada “Ley de Empleo Temporal”, rechazada por las centrales obreras, que la consideran atentatoria de las conquistas salariales previstas por el Código de Trabajo.

La nueva ley establece preferencia laboral para las personas de la tercera edad, los discapacitados, los jóvenes en riesgo social y/o los rehabilitados del consumo de drogas o el pandillerismo.

La jornada laboral quedó constreñida a 44 horas por semana.

Diversas estimaciones indican que el 70 por ciento de los ocho millones de hondureños sufre pobreza.

La Población Económicamente Activa (PEA) se calcula en unos tres millones 387 mil personas.