Las instalaciones del Periódico Noroeste Mazatlán, en Sinaloa, fueron rafagueadas la madrugada del miércoles, luego de que el equipo editorial fuera amenazado telefónicamente.

Alrededor de las 00:20 horas, de acuerdo a la versión del propio medio, dos pistoleros dispararon contra la fachada del periódico, cuando el personal ya se había retirado.

Tres horas antes, personas llamaron al diario para solicitar la publicación de información de las actividades delictivas del Cártel de Sinaloa, pero ante la negativa, amenazaron con atacar las instalaciones, lo cual fue cumplido.

Los presuntos criminales se autonombraron como miembros de "La Línea", brazo armado del Cártel de Juárez.

Después del ataque, que dañó los cristales de la fachada, colocaron una manta frente al edificio acusando al gobierno federal de proteger al Cártel de Sinaloa, en especial a Joaquín "El Chapo" Guzmán e Ismael "Mayo" Zambada.

En el mensaje hicieron un recuento de los asesinatos registrados en Mazatlán, incluidos los 29 en un penal de esta ciudad, ocurrido el 14 de junio. Al final, la manta estaba firmada por "La familia dolida".

Tras el atentado, elementos del Ejército y policías estatales y municipales acordonaron la zona y levantaron las primeras diligencias. En el lugar se hallaron por lo menos 60 casquillos percutidos.