El presidente de los Estados Unidos Barack Obama, a pesar de tener el cargo más importante de una nación y ser figura pública, disfruta de su tiempo libre como cualquier otro ciudadano.