En Copenhague treinta personas corrieron sin ropa ante mil espectadores durante el Festival de música de Roskilde