La versión de una de las dos personas que escaparon a un levantamiento en Zacatecas cuando realizaban caza deportiva, informó que después de que fueron detenidos por presuntos policías municipales de la alcaldía de Joaquín Amaro y después entregados a una célula del narco, los delincuentes los torturaron, asesinaron y finalmente los incineraron, publicó Reforma.

La Procuraduría de Guanajuato reveló que Mario Cordero Anguiano, familiar de tres de los ocho cazadores desaparecidos, declaró ante el Ministerio Público que recibió una llamada de "Antonio", conocido como "El Tongas", quien era el guía del grupo y quien pudo escapar a la emboscada. También se habla de un menor de 15 años, quien habría salvado la vida.

Durante la plática, el sobreviviente comentó a Cordero que fueron interceptados por policías municipales y, luego, entregados a otro grupo de uniformados del poblado de Plateado, en Zacatecas. Según detalló, los agentes no aceptaron las licencias de portación de armas y les dijeron que tenían que ir al poblado más cercano para hacer una inspección.

Al llegar al poblado, fueron recibidos por otro grupo de policías municipales, quienes los amarraron, los golpearon y torturaron. Después los subieron a una de las camionetas y se los llevaron a una brecha de terracería entre la sierra. En el trayecto, el guía saltó y corrió para protegerse.

Una vez escondido, observó cómo disparaban contra los levantados y tras darles muerte vio cómo quemaban los cuerpos, explicó Mario Cordero en su testimonio ante las autoridades.

Detienen a presuntos asesinos

El procurador estatal de Justicia, Arturo Nahle, informó que cuatro policías de la localidad de Joaquín Amaro rindieron declaración sobre la acusación que pesa sobre ellos de haber entregado a un grupo de cazadores a delincuentes.

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) indicó que a seis días de la desaparición de los cazadores guanajuatense en la sierra de Morones, en territorio zacatecano, aún no se localiza a ninguno, "ni vivos ni muertos".

Agregó que según versiones de dos personas que lograron escapar, los cazadores fueron detenidos por policías municipales de Joaquín Amaro el pasado martes 7 de diciembre.

Los agentes entregaron a un grupo de 20 delincuentes encapuchados y armados a los cazadores, pese a que se identificaron con credenciales y permisos de portación de arma de fuego.

El procurador dijo que el director de la Policía Municipal y dos elementos más viajan hacia esta capital también para rendir su declaración ministerial.

Las víctimas son integrantes del llamado club cinegético "Aldama", y se trata de Ernesto Cordero Anguiano, de 37 años, un militar retirado; Diego Cordero Anguiano, de 47; Juan Diego Cordero Valdivia, de 22; Alan Josué Bocanegra López, de 19; Sergio Sánchez Pérez, de 32; Mario Alberto Reyes, de 26; José Javier Martínez, de 46, y Héctor González Cervantes, de 37.

Según señaló el funcionario estatal, el grupo también era integrado por dos personas más que lograron escapar y denunciar la situación, que son un menor de 15 años, y otro identificado solamente como Antonio.

Agregó que los cazadores pudieron haber sido confundidos con integrantes del crimen organizado, pues vestían atuendos militares y viajaban con armas largas, publicó Milenio.

Arturo Nahle señaló que fueron detenidos seis presuntos sicarios que manejaban la camioneta de los desaparecidos, quienes, dijo, podrían haber secuestrado a los cazadores.