Para contribuir a la lucha contra el cambio climático global, la Ciudad de México estudia la reconversión energética de cuatro edificios públicos para disminuir hasta en 40% su consumo de energía y con ello ahorrar dinero y reducir la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI).
 
De acuerdo con el Inventario de Emisiones 2014, la Zona Metropolitana del Valle de México emitió 56.2 millones de toneladas de CO2 equivalente, lo cual representa un aumento ya que el Programa de Acción Climática 2014-2020 indica que en 2012 la cifra fue de 31 millones de toneladas.
 
El 80% de las emisiones de GEI corresponde al consumo de energía en forma de combustibles fósiles y de electricidad; por ello, actualmente están bajo diagnóstico cuatro edificios públicos para determinar las acciones a aplicar para transitar a un modelo de eficiencia energética.
 
El proyecto
 
Información obtenida por transparencia por Publimetro indica que el Diagnóstico de Eficiencia Energética en edificaciones de la Ciudad de México contempla el nuevo edificio de Gobierno ubicado en el Zócalo y la sede de la Secretaría de Finanzas, en la Doctores.
 
También el edificio que alberga las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, ubicado en Insurgentes esquina con Reforma y la sede del Proyecto Metro, en avenida Universidad, a un costado de la estación Zapata de la Línea 3 del Sistema de Transporte Colectivo.
 
El diagnóstico fue aprobado el pasado 29 de junio por el Consejo Técnico del Fondo Ambiental Público -al que se destina dinero obtenido de las verificaciones o tala de árboles, por ejemplo- y se le destinó un monto de 600 mil pesos para su ejecución.
 
El proyecto implica la realización de un diagnóstico energético de dichos edificios y el planteamiento de una propuesta de mejora para el ahorro y uso eficiente de la energía eléctrica en cada inmueble.
 
Una fuente al interior del Programa de Cambio Climático de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema), “se estudia cuántas lámparas hay, si son eficientes o no, si los circuitos eléctricos están desbalanceados o no, si hay presencia de armónicas o no”.
 
Los detalles
 
Marco Villalobos, gerente de Eficiencia Energética de CTS-Embarq -organismo que asesora a la Secretaría del Medio Ambiente para el proyecto- detalló a Publimetro que los diagnósticos se elaborarán durante este mes y se terminarán a finales de noviembre.
 
“Tenemos una meta: del 30 de noviembre al 2 de diciembre se celebra la reunión cumbre de alcaldes, lo que se llama C40, y este año es en la Ciudad de México, nos encantaría ahí presentar los avances de los diagnósticos”, dijo en entrevista.
 
Explicó que tras el estudio, se podrá determinar si en cierto edificio hace falta mejorar la red eléctrica, si es necesario modificar el diseño del edificio para permitir la entrada de luz solar, si se requiere aislamiento térmico para evitar el calor y con ello el uso de aire acondicionado, entre otras acciones.
 
Cálculos del experto en eficiencia energética arrojan que para mediados del próximo año podría estar ya lista la reconversión energética del primero edificio y se continuaría con los demás; lo ideal, dijo, es que se convirtiera en un programa para llegara a más de 80 edificaciones reconvertidas.
 
¿Qué se hace?
 
La energía eléctrica que se consume en la Ciudad de México se produce a partir de la quema de un combustible de origen fósil derivado del petróleo: combustóleo, que es altamente contaminante; por ello, entre más electricidad, más consecuencias ambientales y climáticas.
 
En el área del Programa de Cambio Climático de la Secretaría de Medio Ambiente capitalino explicaron a este diario que “al consumir menos electricidad, se consume menos combustible, se generan menos gases de efecto invernadero, que son los que provocan el cambio climático”.
 
Para reducir dicho consumo energético que genera GEI, hay acciones como el aislamiento térmico, que mantiene el edificio aislado del calor del ambiente y eso provoca que se use menos el aire acondicionado, que tiene un consumo de electricidad alto.
 
“Mientras yo tenga aislamiento térmico utilizo menos veces el aire acondicionado, menos ciclos de enfriamiento, por lo tanto reduzco el consumo de energía eléctrica, por lo tanto la necesidad de producir esa energía y por lo tanto disminuyo las emisiones de GEI”, explicó Marco Villalobos.
 
Otra vía es reducir la intensidad eléctrica, “esto quiere decir que los cables de la luz que me llevan electricidad a la casa, eventualmente se saturan cuando las casas van creciendo, entonces la demanda energética crece, pero la red eléctrica es la misma”.
 
“Llega un punto donde se satura y truena, entonces explotan los transformadores. La calidad de la energía es muy mala, eso es importante para equipos electrónicos. Las computadoras se pueden dañar por las variaciones en la red eléctrica, por eso se venden bien los reguladores de energía, comentó.
 
Ahorros
 
Marco Villalobos, de CTS-Embarq, explicó que algunos beneficios no son tangibles, como la reducción de emisión de gases de efecto invernadero, pero otros sí, como el ahorro de 30% en el consumo de energía y por lo tanto la disminución de la factura de pago.
 
“El dinero destinado para pagar la luz de ese edificio va a ser menor, entonces va a haber un ahorro de dinero y la Ciudad de México tiene que reinvertir ese ahorro en otra cosa”, como espacio público o infraestructura, sugirió.
 
En cuanto al ahorro, Marco Villalobos refiere que es variable de acuerdo a las condiciones de cada edificio, puede puede ser del 20 al 40%; “estudios de la Agencia Internacional de Energía demostraron que lo que más ahorra energía es poner el aislamiento térmico, es lo que más rápido reditúa”.
 
Para iluminación depende mucho de la lámpara que se tenía antes y después. “Si todavía tienes lámpara incandescente por alguna extraña razón, entonces vas a bajar hasta 80%”.
 
Por motores es a largo plazo. Un motor de eficiencia energética regulada puede ahorrar un 20 o 30% del consumo de energía. Depende mucho de cómo se utilice. Los motores consumen mucha energía cuando los prendes, cuando ya están girando es menor.