Gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de México analizarán la posibilidad de establecer una tarjeta única de transporte público, además de homologar criterios ambientales.

Durante la Mesa Permanente de Trabajo en Materia Ambiental, la secretaria de Medio Ambiente de la CDMX, Tanya Müller apuntó que realizarán los convenios necesarios para impulsar la tarjeta, la cual tendrá similitud con la TDF, que actualmente se utiliza en el Sistema Coletivo de Transporte Metro (STC), Metrobús y Tren Ligero.

Müller señaló que el objetivo es que los usuarios puedan con una solo plástico utilizar los diversos sistemas de transporte.

Además acordó con el secretario de Medio Ambiente del Edomex, Raúl Vargas, reforzar y homologar la plataforma Pro-Aire, con el fin de disminuir emisiones contaminantes e iniciar un inventario este año.

También se propone homologar criterios en el programa de contingencias ambientales, para incorporar las recomendaciones de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) y así regular las emisiones de vehículos y talleres autorizados para el cambio de convertidores catalíticos.

En cuestión de los residuos sólidos, la CDMX y Edomex establecieron impulsar mecanismos de monitoreo del destino final de éstos, ya que cerca de siete mil 500 toneladas son enviadas a diario al Estado de México