El brazo armado del cartel de Juárez, "La Línea", que opera en la frontera de México y Estados Unidos, recluta y entrena a decenas de mujeres jóvenes y bonitas para matar como sicarios, reveló tras su captura un pistolero a sueldo de la organización.

"Son bonitas, adolescentes de buen ver, para engañar más a los contrarios", dijo el presunto integrante de la organización, Rogelio Amaya, ante una cámara de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP).

Esta banda criminal, caracterizada por su ensañamiento contra sus rivales, dispone de entre 20 y 30 mujeres, principalmente "bonitas" y de 18 a 30 años, entrenadas para matar, dijo Amaya.

El presunto delincuente que hizo pública esta situación fue detenido la semana pasada junto con otros cuatro integrantes de "La Línea", acusados de matar a dos policías en Ciudad Juárez, la urbe más violenta de México.

Estas mujeres, según Amaya, forman parte ya de "los comandos" de "La Línea", que pelea a muerte contra los sicarios del cartel de Sinaloa por controlar Ciudad Juárez, paso importante de drogas, armas y dinero.

"La mayoría son adolescentes", reveló el supuesto pistolero en su declaración ante la cámara, una práctica usual que la SSP realiza con los narcotraficantes de cierta importancia que captura. El detenido dijo no conocer a la persona que recluta a las muchachas.

Las mujeres sicario son capacitadas por otros miembros de la banda sobre el propio campo de operaciones. Ellas "acompañan a otros sicarios" cuando realizan alguna acto criminal, reveló Amaya, de 27 años de edad.

"Van acompañadas de hombres, ellas se bajan a hacer el trabajo", continuó el detenido.

Explicó que en "La Línea" cada célula tiene varias divisiones: halcones (vigías que apoyan a los sicarios), sicarios y extorsionadores, y "nadie puede meterse en otra cosa".