El sistema de pensiones de Chile, se ha privatizado de acuerdo a una iniciativa propuesta por el gobierno, en el cual los ciudadanos que entraron en la fuerza laboral de 1981 deben afiliarse al sistema privado. 

El descontento no se ha hecho esperar entre los chilenos que se manifestaron en cincuenta ciudades el pasado 22 de Agosto reuniendo a más de un millón de personas, para pedir el fin de el sistema privado de pensiones, al alcanzar su punto máximo de descontento cuando se hizo pública la información sobre el dirigente de el Partido Socialista el cual recibía una pensión mensual de casi 7800 dólares (más de 5.000.000 de pesos chilenos) después de jubilarse de Gendarmería. 

De acuerdo con el The new York Times, el descontento sobre las pensiones en Chile se ha estado acumulando durante años. La razón: la mayoría de la gente debe seguir trabajando aún después de su edad de jubilación mientras las empresas privadas han obtenido enormes ganancias invirtiendo los ahorros de seguridad social de los chilenos.

Fue en 1981 cuando la dictadura de Pinochet privatizó el sistema de pensiones de reparto, los trabajadores deben destinar 10% de sus ingresos a cuentas individuales administradas por empresas privadas conocidas como Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Los ciudadanos demandan que el sistema privado no ha logrado dar pensiones dignas a los jubilados, ya que estas dependen de la bolsa de valores y si esta se hunde o las inversiones van mal, las pensiones caen. 

Las mujeres son las más afectadas ante este sistema ya que su salario es menor al de los hombres, trabajan de forma intermitente y se jubilan antes. 

En cuanto a esto la presidenta Bachelet dijo que su gobierno buscaría “un acuerdo nacional” en torno a la reforma de pensiones, y se reunió con legisladores, líderes de partidos, representantes empresariales, los fondos de pensiones y miembros del movimiento de protesta, conocido como No+AFP. 

Los manifestantes amenazan con convocar a un paro nacional el 4 de noviembre de nos ser escuchados por el gobierno de Michel Bachelet. 

TE RECOMENDAMOS: 

Fundación Trump será investigada en Nueva York