El gigante taiwanés Foxconn, que fabrica el iPhone de Apple y otros icónicos aparatos tecnológicos de uso en todo el mundo, ha decidido contratar a 2 mil psiquiatras y consejeros psicológicos para intentar detener la ola de suicidios en las fábricas chinas de la empresa, informó hoy la prensa local.

Según el diario "South China Morning Post", la firma ha puesto en marcha el reclutamiento de estos trabajadores en una feria de trabajo de Shenzhen, la ciudad donde trabajan 400 mil de los 700 mil empleados de Foxconn y donde se han producido 10 intentos de suicidio, con ocho fallecimientos.

El último suicidio fue el viernes pasado, cuando un empleado de 21 años saltó al vacío desde la azotea de una torre en las instalaciones de la empresa en Shenzhen.

A los nuevos psiquiatras se les ofrece un salario anual de entre 25 mil y 75 mil dólares al año, cuando los trabajadores de las fábricas de la firma cobran un sueldo base anual de unos 1.750 dólares, destacó el diario oficial "Global Times".

El reclutamiento masivo de psiquiatras es la última medida tomada por Foxconn, que ya había celebrado en sus empresas de Shenzhen reuniones en grupo para ayuda psicológica e incluso había contratado a monjes para  eliminar los "malos espíritus" en la firma.

Todos los suicidas en la empresa eran jóvenes de menos de 25 años que empezaban a trabajar en el gigante tecnológico, por lo que estos sucesos han desatado el debate sobre las condiciones de trabajo en la compañía.

Trabajadores de la firma entrevistados por "Global Times" reconocieron hoy que hay "falta de entendimiento y comunicación entre superiores y trabajadores", y que en los dormitorios los empleados apenas se comunican entre ellos por lo extenuados que terminan la jornada.

No obstante, razones personales podrían también estar detrás de la ola de suicidios, que ha llamado la atención de los diarios nacionales e internacionales.

En el último caso, por ejemplo, Nan Gang, el joven de 21 años que se lanzó por la ventana de su dormitorio el pasado viernes, había tenido dos desengaños amorosos en cuatro meses y contrajo muchas deudas de juego, por lo que sufría amenazas.

Por otra parte, la semana pasada la televisión local de Pekín mostró presuntas imágenes de guardias de Foxconn en la sucursal de Pekín golpeando a trabajadores.

Estos vídeos no han hecho sino aumentar las críticas a la firma taiwanesa, una rama del conglomerado industrial Hon Hai que también hace encargos a Sony, Amazon, Nintendo y otras multinacionales tecnológicas.